SB 9.9.31

tasya sādhor apāpasya
bhrūṇasya brahma-vādinaḥ
kathaṁ vadhaṁ yathā babhror
manyate san-mato bhavān
Palabra por palabra: 
tasya — de él; sādhoḥ — de la gran persona santa; apāpasya — de quien no tiene vida pecaminosa; bhrūṇasya — del embrión; brahma-vādinaḥ — de quien está bien versado en el conocimiento védico; katham — cómo; vadham — matar; yathā — como; babhroḥ — de una vaca; manyate — estás pensando; sat-mataḥ — bien considerado en los círculos más elevados; bhavān — Tu Gracia.
Traducción: 
Eres bien conocido y adorado en círculos eruditos. ¿Cómo te atreves a matar a este brāhmaṇa, que es una persona santa, libre de pecado y bien versada en el conocimiento védico? Matarle sería como destruir el embrión dentro del vientre o matar a una vaca.
Significado: 

El diccionario Amara-kośa afirma: bhrūṇo 'rbhake bāla-garbhe. La palabra bhrūṇa se refiere, o bien a la vaca, o bien a la entidad viviente en estado embrionario. En la cultura védica, destruir el embrión del alma cuando se está gestando dentro del vientre es tan pecaminoso como matar a una vaca o a un brāhmaṇa. La entidad viviente en estado embrionario no ha llegado todavía a su plena manifestación. La moderna teoría científica de que la vida es una combinación de sustancias químicas no tiene ni pies ni cabeza; los científicos no pueden fabricar seres vivos, ni siquiera como los que nacen de huevos. La idea de que los científicos pueden crear un medio químico similar al de un huevo y hacer surgir de él la vida es un disparate. La teoría de que una combinación química puede tener vida es aceptable; esa combinación, sin embargo, no saben crearla esos científicos sinvergüenzas. Este verso habla de bhrūṇasya vadham, el acto de matar el bhrūṇa, de destruir el embrión. Las Escrituras védicas lanzan este desafío. La cruel visión de los ateos de que la entidad viviente es una combinación de materia es signo de la ignorancia más supina.