SB 9.9.29

eṣa hi brāhmaṇo vidvāṁs
tapaḥ-śīla-guṇānvitaḥ
ārirādhayiṣur brahma
mahā-puruṣa-saṁjñitam
sarva-bhūtātma-bhāvena
bhūteṣv antarhitaṁ guṇaiḥ
Palabra por palabra: 
eṣaḥ — éste; hi — en verdad; brāhmaṇaḥ — un brāhmaṇa cualificado; vidvān — erudito en el conocimiento védico; tapaḥ — austeridad; śīla — buena conducta; guṇa-anvitaḥ — dotado de todas las buenas cualidades; ārirādhayiṣuḥ — deseoso de ocuparse en adorar; brahma — el Brahman Supremo; mahā-puruṣa — la Persona Suprema, Kṛṣṇa; saṁjñitam — conocido como; sarva-bhūta — de todas las entidades vivientes; ātma-bhāvena — como la Superalma; bhūteṣu — en cada entidad viviente; antarhitam — en lo más profundo del corazón; guṇaiḥ — con cualidades.
Traducción: 
Él es un brāhmaṇa erudito, muy cualificado, que se dedica a la práctica de austeridades, con un ardiente deseo de adorar al Señor Supremo, la Superalma que vive en lo más hondo del corazón de todas las entidades vivientes.
Significado: 

La esposa del brāhmaṇa no consideraba a su esposo un brāhmaṇa superficial, que recibía ese tratamiento por el simple hecho de haber nacido en una familia brāhmaṇa. Por el contrario, era un brāhmaṇa dotado de todas las cualidades brahmínicas. Yasya yal lakṣaṇaṁ proktam (Bhāg. 7.11.35). Las características de los brāhmaṇas se definen en el śāstra:

śamo damas tapaḥ śaucaṁ
kṣāntir ārjavam eva ca
jñānaṁ vijñānam āstikyaṁ
brahma-karma svabhāvajam

«La serenidad, el dominio de sí mismo, la austeridad, la pureza, la tolerancia, la honestidad, la sabiduría, el conocimiento y la religiosidad: ésas son las cualidades que rigen las acciones de los brāhmaṇas» (Bg. 18.42). Pero, además de poseer esas cualidades, el brāhmaṇa debe ocuparse en actividades brahmínicas. Las cualidades por sí solas no bastan; también es necesario ocuparse en deberes brahmínicos. El brāhmaṇa tiene el deber de conocer al paraṁ brahma, Kṛṣṇa (paraṁ brahma paraṁ dhāma pavitraṁ paramaṁ bhavān). Matar a aquel brāhmaṇa, que, además de poseer verdaderas cualidades, se ocupaba en actividades brahmínicas (brahma-karma), sería un acto muy pecaminoso; la esposa del brāhmaṇa suplicó al rey que no le matase.