SB 9.9.12

yaj-jala-sparśa-mātreṇa
brahma-daṇḍa-hatā api
sagarātmajā divaṁ jagmuḥ
kevalaṁ deha-bhasmabhiḥ
Palabra por palabra: 
yat-jala — cuyas aguas; sparśa-mātreṇa — por el simple hecho de tocar; brahma-daṇḍa-hatāḥ — aquellos que fueron condenados por ofender al ser, brahma; api — aunque; sagara-ātmajāḥ — los hijos de Sagara; divam — a los planetas celestiales; jagmuḥ — fueron; kevalam — solamente; deha-bhasmabhiḥ — por las cenizas que quedaron de sus cuerpos quemados.
Traducción: 
Por haber ofendido a una gran personalidad, los hijos de Sagara fueron reducidos a cenizas por el calor de sus propios cuerpos. Pero, por el simple hecho de ser salpicados con agua del Ganges, todos ellos merecieron entrar en los planetas celestiales. ¿Qué puede decirse entonces de quienes utilizan el agua de madre Ganges para adorarla?
Significado: 

A madre Ganges se la adora con agua del Ganges: el devoto toma un poco de agua y la devuelve al Ganges como ofrenda. Madre Ganges no pierde nada cuando el devoto recoge el agua, ni su caudal aumenta cuando se la devuelve; sin embargo, el adorador del Ganges sale beneficiado. De manera similar, el devoto del Señor ofrece al Señor patraṁ puṣpaṁ phalaṁ toyam, una hoja, una flor, fruta o agua, con mucha devoción, pero todo lo que ofrece - la hoja, la flor, la fruta y el agua - ya pertenece al Señor; por lo tanto, ni renuncia a nada ni acepta nada. Se trata simplemente de beneficiarse del proceso de bhakti, pues, por seguirlo, no sólo no se pierde nada, sino que se gana el favor de la Persona Suprema.