SB 9.18.2

rājyaṁ naicchad yatiḥ pitrā
dattaṁ tat-pariṇāmavit
yatra praviṣṭaḥ puruṣa
ātmānaṁ nāvabudhyate
Palabra por palabra: 
rājyam — el reino; na aicchat — no aceptó; yatiḥ — el hijo mayor, Yati; pitrā — por su padre; dattam — ofrecido; tat-pariṇāma-vit — conociendo las consecuencias de poseer el poder real; yatra — donde; praviṣṭaḥ — habiendo entrado; puruṣaḥ — esa persona; ātmānam — autorrealización; na — no; avabudhyate — tomará en serio y entenderá.
Traducción: 
Cuando se asume el cargo de rey o de jefe de gobierno, no es posible entender el sentido de la autorrealización. Sabiendo esto, Yati, el hijo mayor de Nahuṣa, no aceptó el poder que su padre le ofrecía para que gobernase.
Significado: 

La autorrealización, principal objetivo de la civilización humana, es un tema muy seriamente considerado por las personas que han alcanzado el plano de la modalidad de la bondad y poseen las cualidades brahmínicas. Los kṣatriyas suelen estar dotados de cualidades materiales que les traen ganancias materiales y complacencia de los sentidos, pero las personas espiritualmente avanzadas no tienen interés en la opulencia material. De hecho, sólo aceptan lo que es imprescindible para una vida de avance espiritual en el campo de la autorrealización. En este verso se menciona en particular que quien entra en el campo de la política pierde la posibilidad de alcanzar la perfección de la vida humana, sobre todo en los tiempos que corren. No obstante, quien escuche el Śrīmad-Bhāgavatam podrá alcanzar la perfección más elevada. Ese proceso de escuchar se denomina nityaṁ bhāgavata-sevayā. Mahārāja Parīkṣit estaba enredado en asuntos políticos, pero al final de su vida escuchó el Śrīmad-Bhāgavatam de labios de Śukadeva Gosvāmī, de modo que no tuvo dificultad en alcanzar la perfección. Por eso Śrī Caitanya Mahāprabhu nos sugiere:

sthāne sthitāḥ śruti-gatāṁ tanu-vāṅ-manobhir
ye prāyaśo 'jita jito 'py asi tais tri-lokyām

(Bhāg. 10.14.3)

Pese a que pueda estar bajo la influencia de las modalidades de la pasión, la ignorancia o la bondad, la persona que escucha regularmente el Śrīmad-Bhāgavatam de labios de un alma autorrealizada se libera del cautiverio del enredo material.