SB 8.8.39-40

devāḥ svaṁ bhāgam arhanti
ye tulyāyāsa-hetavaḥ
satra-yāga ivaitasminn
eṣa dharmaḥ sanātanaḥ
iti svān pratyaṣedhan vai
daiteyā jāta-matsarāḥ
durbalāḥ prabalān rājan
gṛhīta-kalasān muhuḥ
Palabra por palabra: 
devāḥ — los semidioses; svam bhāgam — su propia parte; arhanti — merecen recibir; ye — todos ellos, quienes; tulya-āyāsa-hetavaḥ — que hicieron el mismo esfuerzo; satra-yāge — en la celebración de sacrificios; iva — del mismo modo; etasmin — a este respecto; eṣaḥ — esta; dharmaḥ — religión; sanātanaḥ — eterna; iti — así; svān — entre ellos; pratyaṣedhan — impidieron unos a otros; vai — en verdad; daiteyāḥ — los hijos de Diti; jāta-matsarāḥ — envidiosos; durbalāḥ — débiles; prabalān — por la fuerza; rājan — ¡oh, rey!; gṛhīta — poseer; kalasān — el jarro con el néctar; muhuḥ — constantemente.
Traducción: 
Algunos demonios dijeron: «Los semidioses han ayudado a batir el océano de leche. En un sacrificio público, todos tienen el mismo derecho a recibir su parte, así que, ahora, conforme al sistema religioso eterno, lo correcto es que los semidioses tengan su parte del néctar». ¡Oh, rey!, de ese modo, los demonios más débiles impidieron que los más fuertes se tomaran el néctar.
Significado: 

Con el deseo de tomar el néctar, los demonios menos fuertes hablaron a favor de los semidioses. Era natural que los daityas más débiles defendieran la causa de los semidioses, pues así impedían que los daityas más fuertes se bebiesen todo el néctar sin compartirlo. De ese modo, no se ponían de acuerdo y se suscitó una riña, en la que todos impedían a los demás beber el néctar.