SB 8.5.37

prāṇād abhūd yasya carācarāṇāṁ
prāṇaḥ saho balam ojaś ca vāyuḥ
anvāsma samrājam ivānugā vayaṁ
prasīdatāṁ naḥ sa mahā-vibhūtiḥ
Palabra por palabra: 
prāṇāt — de la fuerza vital; abhūt — generada; yasya — de quien; cara-acarāṇām — de todas las entidades vivientes, móviles e inmóviles; prāṇaḥ — la fuerza vital; sahaḥ — el principio básico de la vida; balam — la fuerza; ojaḥ — la fuerza vital; ca — y; vāyuḥ — el aire; anvāsma — siguen; samrājam — a un emperador; iva — como; anugāḥ — seguidores; vayam — todos nosotros; prasīdatām — que Se complazca; naḥ — con nosotros; saḥ — Él; mahā-vibhūtiḥ — el supremamente poderoso.
Traducción: 
Todas las entidades vivientes, móviles e inmóviles, reciben la fuerza vital, la fuerza física y la vida misma del aire. Todos nosotros seguimos al aire para obtener fuerza vital, como sirvientes que siguen a un emperador. La fuerza vital del aire se genera de la fuerza vital original de la Suprema Personalidad de Dios. Que ese Señor Supremo Se complazca con nosotros.