SB 8.3.31

taṁ tadvad ārtam upalabhya jagan-nivāsaḥ
stotraṁ niśamya divijaiḥ saha saṁstuvadbhiḥ
chandomayena garuḍena samuhyamānaś
cakrāyudho 'bhyagamad āśu yato gajendraḥ
Palabra por palabra: 
tam — a él (a Gajendra); tadvat — de ese modo; ārtam — que estaba muy deprimido (debido al ataque del cocodrilo); upalabhya — comprendiendo; jagat-nivāsaḥ — el Señor, que existe en todas partes; stotram — la oración; niśamya — tras escuchar; divijaiḥ — los habitantes de los planetas celestiales; saha — con; saṁstuvadbhiḥ — que también ofrecían oraciones; chandomayena — con la velocidad que deseaba; garuḍena — por Garuḍa; samuhyamānaḥ — transportado; cakra — con Su disco; āyudhaḥ — y otras armas, como la maza; abhyagamat — llegó; āśu — inmediatamente; yataḥ — donde; gajendraḥ — estaba el rey de los elefantes, Gajendra.
Traducción: 
Al comprender la difícil situación de Gajendra, que Le había ofrecido oraciones, la Suprema Personalidad de Dios, Hari, que vive en todas partes, apareció en aquel lugar en compañía de los semidioses, que Le ofrecían oraciones. Armado con Su disco y otras armas, apareció montado en la espalda de Garuda, Su ave portadora. Así, tan veloz como Su propio deseo, apareció ante Gajendra.
Significado: 

Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura llama la atención sobre el hecho de que Gajendra, en aquella difícil situación, oró por la misericordia de la Suprema Personalidad de Dios. Debido a ello, los semidioses, que podrían haber ido a rescatarle inmediatamente, no se decidieron a hacerlo, pues se sintieron ofendidos al entender que la oración de Gajendra iba dirigida al Señor. Esa actitud de los semidioses era ofensiva de por sí. Por esa razón, cuando el Señor apareció, fueron hasta Él para ofrecerle oraciones y obtener el perdón por su ofensa.