SB 8.3.22-24

yasya brahmādayo devā
vedā lokāś carācarāḥ
nāma-rūpa-vibhedena
phalgvyā ca kalayā kṛtāḥ
yathārciṣo 'gneḥ savitur gabhastayo
niryānti saṁyānty asakṛt sva-rociṣaḥ
tathā yato 'yaṁ guṇa-sampravāho
buddhir manaḥ khāni śarīra-sargāḥ
sa vai na devāsura-martya-tiryaṅ
na strī na ṣaṇḍho na pumān na jantuḥ
nāyaṁ guṇaḥ karma na san na cāsan
niṣedha-śeṣo jayatād aśeṣaḥ
Palabra por palabra: 
yasya — de la Suprema Personalidad de Dios, quien; brahma-ādayaḥ — los grandes semidioses, comenzando por el Señor Brahmā; devāḥ — y otros semidioses; vedāḥ — el conocimiento védico; lokāḥ — distintas personalidades; cara-acarāḥ — los móviles y los inmóviles (como los árboles y las plantas); nāma-rūpa — de distintos nombresy formas; vibhedena — con esas divisiones; phalgvyā — que son menos importantes; ca — también; kalayā — por las partes; kṛtāḥ — creó; yathā — como; arciṣaḥ — las chispas; agneḥ — del fuego; savituḥ — del Sol; gabhastayaḥ — las brillantes partículas; niryānti — emanan de; saṁyānti — y entran en; asakṛt — una y otra vez; sva-rociṣaḥ — como partes integrales; tathā — del mismo modo; yataḥ — la Personalidad de Dios de quien; ayam — esta; guṇa-sampravāhaḥ — manifestación continua de las diversas modalidades de la naturaleza; buddhiḥ manaḥ — la inteligencia y la mente; khāni — los sentidos; śarīra — del cuerpo (denso y sutil); sargāḥ — las divisiones; saḥ — esa Suprema Personalidad de Dios; vai — en verdad; na — no es; deva — semidiós; asura — demonio; martya — ser humano; tiryak — ave o mamífero; na — ni; strī — mujer; na — ni; ṣaṇḍaḥ — un ser neutro; na — ni; pumān — hombre; na — ni; jantuḥ — ser vivo o animal; na ayam — ni es; guṇaḥ — cualidad material; karma — actividad fruitiva; na — no es; sat — manifestación; na — ni; ca — también; asat — no manifestación; niṣedha — o el proceso analítico de neti neti («esto no es, eso tampoco»); śeṣaḥ — Él es el fin; jayatāt — toda gloria a Él; aśeṣaḥ — que es ilimitado.
Traducción: 
La Suprema Personalidad de Dios crea a Sus partes integrales menores, las jīva-tattva, comenzando con el Señor Brahmā, los semidioses y las expansiones del conocimiento védico [Sāma, Ṛg, Yajur y Atharva]; crea también a todas las demás entidades vivientes, móviles e inmóviles, con sus respectivos nombres y características. Del mismo modo que las chispas del fuego, o los brillantes rayos del Sol, emanan de su origen y vuelven a fundirse en él una y otra vez, la mente, la inteligencia, los sentidos, los cuerpos materiales densos y sutiles y las continuas transformaciones de las modalidades de la naturaleza material emanan del Señor y se funden nuevamente en Él. Él no es ni demonio ni semidiós, ni humano, ni ave, ni mamífero. No es mujer, ni hombre, ni un ser neutro, ni tampoco es animal. Él no es, ni una cualidad material, ni una actividad fruitiva, ni una manifestación, ni una no manifestación. Él es la última palabra en el discernimiento que analiza «esto no es, eso tampoco»; Él es ilimitado. ¡Toda gloria a la Suprema ersonalidad de Dios!
Significado: 

He aquí una explicación resumida de la ilimitada potencia de la Suprema Personalidad de Dios. Ese ser supremo actúa en diversas fases mediante la manifestación de Sus partes integrales, que se encuentran todas ellas simultánea-mente en situaciones distintas en virtud de Sus diversas potencias (parāsya śaktir vividhaiva śrūyate). Cada una de esas potencias actúa de modo perfectamentenatural (svābhāvikī jñāna-bala-kriyā ca). Por lo tanto, el Señor es ilimitado. Na tat-samaś cābhyadhikaś ca dṛśyate: Nada es igual ni superior a Él. Él manifiesta Su propio Ser de muchísimas formas, pero personalmente no tiene que hacer nada (na tasya kāryaṁ kāraṇaṁ ca vidyate), pues todo es obra de las expansiones de Sus ilimitadas energías.