SB 7.9.33

tasyaiva te vapur idaṁ nija-kāla-śaktyā
sañcodita-prakṛti-dharmaṇa ātma-gūḍham
ambhasy ananta-śayanād viramat-samādher
nābher abhūt sva-kaṇikā-vaṭavan-mahābjam
Palabra por palabra: 
tasya — de esa Suprema Personalidad de Dios; eva — ciertamente; te — de Ti; vapuḥ — el cuerpo cósmico; idam — éste (universo); nija-kāla-śaktyā — por el poderoso factor tiempo; sañcodita — agitadas; prakṛti-dharmaṇaḥ — de Él, por quien las tres guṇas, o cualidades de la naturaleza material; ātma-gūḍham — latente en Ti; ambhasi — en el agua que recibe el nombre de océano Causal; ananta- śayanāt — del lecho denominado Ananta (otro aspecto de Ti mismo); viramat- samādheḥ — habiendo despertado del samādhi (trance yóguico); nābheḥ — del ombligo; abhūt — apareció; sva-kaṇikā — de la semilla; vaṭa-vat — como el gran árbol de los banianos; mahā-abjam — el gran loto de los mundos (ha crecido del mismo modo).
Traducción: 
Esta manifestación cósmica, el mundo material, es también Tu cuerpo. El conjunto de esta masa de materia es agitado por Tu poderosa energía kāla-śakti, y de ese modo se manifiestan las tres modalidades de la naturaleza material. Tú despiertas en el lecho de Śeṣa, Ananta, y de Tu ombligo se genera una pequeña semilla trascendental. De esa semilla se manifiesta la flor de loto del gigantesco universo, del mismo modo que un árbol de los banianos crece a partir de una pequeña semilla.
Significado: 

Estos versos están describiendo las tres formas de Mahā-Viṣṇu, es decir, Kāraṇodakaśāyī Viṣṇu, Garbhodakaśāyī Viṣṇu y Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu, que son el origen de la creación y el mantenimiento. De Mahā-Viṣṇu Se genera Garbhodakaśāyī Viṣṇu, y de Garbhodakaśāyī Viṣṇu Se expande Kṣīrodakaśāyī Viṣṇu. Por lo tanto, Mahā-Viṣṇu es la causa original de Garbhodakaśāyī Viṣṇu, y de Garbhodakaśāyī Viṣṇu viene la flor de loto de la que se manifiesta el Señor Brahmā. Vemos entonces que la causa original de todo es Viṣṇu, y que, por consiguiente, la manifestación cósmica no es diferente de Viṣṇu. Esto se confirma en la Bhagavad-gītā (10.8), donde Kṛṣṇa dice: ahaṁ sarvasya prabhavo mattaḥ sarvaṁ pravartate: «Yo soy la fuente de todos los mundos espirituales y materiales. Todo emana de Mí». Garbhodakaśāyī Viṣṇu es una expansión de Kāraṇodakaśāyī Viṣṇu, que es una expansión de Saṅkarṣaṇa. De este modo, en última instancia Kṛṣṇa es la causa de todas las causas (sarva-kāraṇa-kāraṇam). La conclusión es que tanto el mundo material como el mundo espiritual deben considerarse el cuerpo del Señor Supremo. Podemos comprender que la causa del cuerpo material es el cuerpo espiritual, del que, por lo tanto, es una expansión. Así, cuando emprendemos la práctica de actividades espirituales, todo el cuerpo material se espiritualiza. De manera similar, cuando el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa se propaga por el mundo material, todo el mundo material se espiritualiza. Mientras no comprendemos esto, vivimos en el mundo material, pero cuando somos perfectamente conscientes de Kṛṣṇa, ya no vivimos en el mundo material, sino en el mundo espiritual.