SB 7.9.32

nyasyedam ātmani jagad vilayāmbu-madhye
śeṣetmanā nija-sukhānubhavo nirīhaḥ
yogena mīlita-dṛg-ātma-nipīta-nidras
turye sthito na tu tamo na guṇāṁś ca yuñkṣe
Palabra por palabra: 
nyasya — arrojar; idam — esta; ātmani — en Tu propio ser; jagat — manifestación cósmica creada por Ti; vilaya-ambu-madhye — en el océano Causal, en el que todo se conserva en un estado de energía latente; śeṣe — Tú actúas como si durmieses; ātmanā — por Ti mismo; nija — Tu propia personal; sukha-anubhavaḥ — experimentando el estado de bienaventuranza espiritual; nirīhaḥ — que pareces no estar haciendo nada; yogena — por el poder místico; mīlita-dṛk — con ojos que parecen cerrados; ātma — por una manifestación de Ti mismo; nipīta — impedido; nidraḥ — cuyo sueño; turye — en el estado trascendental; sthitaḥ — manteniendo (Tú mismo); na — no; tu — pero; tamaḥ — la condición material del sueño; na — no; guṇān — las modalidades materiales; ca — y; yuñkṣe — Tú Te ocupas en.
Traducción: 
¡Oh, mi Señor!, ¡oh, Suprema Personalidad de Dios!, después de la aniquilación, la energía creativa se repliega en Ti, que pareces dormir con los ojos semicerrados. Pero, en realidad, Tú no duermes como un ser humano corriente, pues siempre estás en un estado trascendental, más allá de la creación del mundo material, y siempre sientes bienaventuranza trascendental. Así, en Tu forma de Kāraṇodakaśāyī Viṣṇu, permaneces en Tu posición trascendental, sin contacto con los objetos materiales. Aunque pareces dormir, ese sueño es distinto del sueño producto de la ignorancia.
Significado: 

En la Brahma-saṁhitā (5.47), se explica con gran claridad:

yaḥ kāraṇārṇava-jale bhajati sma yoga-
nidrām ananta-jagad-aṇḍa-sa-roma-kūpaḥ
ādhāra-śaktim avalambya parāṁ sva-mūrtiṁ
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

«Yo adoro a Govinda, el Señor primigenio, cuya porción plenaria, Mahā-Viṣṇu, se acuesta en el océano Causal y entra en el sopor místico de la eternidad; de los poros capilares de Su cuerpo trascendental se generan todos los universos». El ādi-puruṣa, la Suprema Personalidad de Dios original, es decir, Kṛṣṇa, Govinda, Se expande en la forma de Mahā-Viṣṇu. Tras la aniquilación de la manifestación cósmica, Él permanece en el estado de bienaventuranza trascendental. La palabra yoga-nidrām se emplea en relación con la Suprema Personalidad de Dios. Debemos comprender que ese nidrā, ese sueño, no es como nuestro nidrā resultado de la modalidad de la ignorancia. El Señor siempre está situado en el plano trascendental. Él es sac-cid-ānanda, eternamente bienaventurado, de manera que no Se ve perturbado por el sueño, como los seres humanos corrientes. Debe entenderse que la Suprema Personalidad de Dios goza de bienaventuranza trascendental en todos Sus estados de existencia. Śrīla Madhvācārya señala de forma concisa que el Señor es turya-sthitaḥ, está siempre situado en el plano trascendental. En ese plano no existen lo que conocemos como jāgaraṇa-nidrā-suṣupti, es decir, la vigilia, el sueño y el sueño profundo.

La práctica del yoga es similar al yoga-nidrā de Mahā-Viṣṇu. A los yogīs se les aconseja tener los ojos semicerrados, pero ese estado no tiene nada que ver con el sueño, aunque los yogīs de imitación, y especialmente hoy en día, manifiestan su supuesto yoga durmiendo. En el śāstra el yoga se describe con la palabra dhyānāvasthita, un estado de meditación completa, pero se trata de meditación en la Suprema Personalidad de Dios. Dhyānāvasthita-tad-gatena manasā: La mente debe estar siempre situada a los pies de loto del Señor. Practicar yoga no significa dormir. La mente debe estar siempre fija, de un modo activo, en los pies de loto del Señor. Entonces, la práctica del yoga será un éxito.