SB 7.8.14

evaṁ duruktair muhur ardayan ruṣā
sutaṁ mahā-bhāgavataṁ mahāsuraḥ
khaḍgaṁ pragṛhyotpatito varāsanāt
stambhaṁ tatāḍātibalaḥ sva-muṣṭinā
Palabra por palabra: 
evam — así; duruktaiḥ — con palabras ásperas; muhuḥ — constantemente; ardayan — reñir; ruṣā — con ira injusta; sutam — a su hijo; mahā-bhāgavatam — que era un devoto muy excelso; mahā-asuraḥ — Hiraṇyakaśipu, el gran demonio; khaḍgam — espada; pragṛhya — tomar; utpatitaḥ — habiéndose levantado; vara- āsanāt — de su glorioso trono; stambham — la columna; tatāḍa — golpeó; ati- balaḥ — muy fuerte; sva-muṣṭinā — con su puño.
Traducción: 
Ciego de ira, Hiraṇyakaśipu, cuya fuerza física era enorme, riñó a su hijo, el excelso devoto Prahlāda, con gran aspereza. Sin dejar de maldecirle, tomó su espada, se levantó del trono real, y, con muchísima rabia, golpeó la columna con el puño.