SB 7.5.53

yathā tri-vargaṁ gurubhir
ātmane upaśikṣitam
na sādhu mene tac-chikṣāṁ
dvandvārāmopavarṇitām
Palabra por palabra: 
yathā — como; tri-vargam — los tres procesos (religión, crecimiento económico y complacencia de los sentidos); gurubhiḥ — por los maestros; ātmane — a él mismo (Prahlāda Mahārāja); upaśikṣitam — enseñaron; na — no; sādhu — verdaderamente buena; mene — consideró; tat-śikṣām — la educación en eso; dvandva-ārāma — por personas que se complacen en la dualidad; upavarṇitām — que se prescribe.
Traducción: 
Los maestros, Ṣaṇḍa y Amarka, enseñaron a Prahlāda Mahārāja los tres tipos de progreso material, es decir, la religión, el crecimiento económico y la complacencia de los sentidos. Prahlāda, sin embargo, estaba por encima de esas enseñanzas. Como se basaban en la dualidad de los asuntos mundanos, que nos complican en un modo de vida materialista caracterizado por el nacimiento, la muerte, la vejez y las enfermedades, a él no le interesaban.
Significado: 

El mundo entero centra su interés en el modo de vida materialista. De hecho, en la práctica, el 99'9 por ciento de los habitantes de los tres mundos no tiene interés ni en la liberación ni en la educación espiritual. Sólo los devotos del Señor, encabezados por grandes personalidades de la talla de Prahlāda Mahārāja y Nārada Muni, tienen interés en la verdadera educación, la vida espiritual. Mientras permanezcamos en el plano material, no podremos comprender los principios de la religión. Por consiguiente, debemos seguir a esas grandes personalidades. Como se afirma en el Śrīmad-Bhāgavatam (6.3.20):

svayambhūr nāradaḥ śambhuḥ
kumāraḥ kapilo manuḥ
prahlādo janako bhīṣmo
balir vaiyāsakir vayam

Se deben seguir los pasos de grandes personalidades como el Señor Brahmā, Nārada, el Señor Śiva, Kapila, Manu, los Kumāras, Prahlāda Mahārāja, Bhīṣma, Janaka, Bali Mahārāja, Śukadeva Gosvāmī y Yamarāja. Aquellos que estén interesados en la vida espiritual deben seguir el ejemplo de Prahlāda Mahārāja y rechazar la educación basada en la religión, el crecimiento económico y la complacencia de los sentidos. Su interés debe estar en la educación espiritual. Con este propósito se está propagando por todo el mundo el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, siguiendo los pasos de Prahlāda Mahārāja, a quien no le interesaba ninguna de las enseñanzas materialistas que recibió de sus maestros.