SB 6.2.12

naikāntikaṁ tad dhi kṛte 'pi niṣkṛte
manaḥ punar dhāvati ced asat-pathe
tat karma-nirhāram abhīpsatāṁ harer
guṇānuvādaḥ khalu sattva-bhāvanaḥ
Palabra por palabra: 
na — no; aikāntikam — limpiado completamente; tat — el corazón; hi — porque; kṛte — realizada a la perfección; api — aunque; niṣkṛte — expiación; manaḥ — la mente; punaḥ — de nuevo; dhāvati — corre; cet — si; asat-pathe — en la senda de las actividades materiales; tat — por lo tanto; karma-nirhāram — final de las reacciones fruitivas de las actividades materiales; abhīpsatām — para quienes desean seriamente; hareḥ — de la Suprema Personalidad de Dios; guṇa-anuvādaḥ — canto constante de las glorias; khalu — en verdad; sattva-bhāvanaḥ — que purifica realmente la existencia.
Traducción: 
Las ceremonias rituales de expiación que se recomiendan en las Escrituras religiosas no son suficientes para limpiar completamente el corazón, pues, tras la expiación, la mente corre de nuevo hacia las actividades materiales. En consecuencia, a quien desee liberarse de las reacciones fruitivas de las actividades materiales, se le recomienda el canto del mantra Hare Kṛṣṇa, o la glorificación del nombre, la fama y los pasatiempos del Señor. Ese canto es el método de expiación más perfecto, pues elimina por completo la suciedad del corazón.
Significado: 

Lo que se afirma en este verso se ha confirmado con anterioridad en el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.17):

śṛṇvatāṁ sva-kathāḥ kṛṣṇaḥ
puṇya-śravaṇa-kīrtanaḥ
hṛdy antaḥ-stho hy abhadrāṇi
vidhunoti suhṛt satām

«Śrī Kṛṣṇa, la Personalidad de Dios, que es el Paramātmā [la Superalma] en el corazón de todos y el benefactor del devoto veraz, limpia de deseos de disfrute material el corazón del devoto que saborea Sus mensajes, que son virtuosos en sí mismos cuando se escuchan y cantan apropiadamente». El Señor Supremo, tan pronto como sabe que alguien está glorificando Su nombre, Su fama y Sus atributos, le ayuda personalmente a eliminar la suciedad del corazón. Ésa es Su misericordia especial. Por lo tanto, con esa simple glorificación, no sólo nos purificamos, sino que obtenemos los resultados de las actividades piadosas (puṇya- śravaṇa-kīrtana). Puṇya-śravaṇa-kīrtana se refiere al proceso de servicio devocional. Si escuchamos y cantamos acerca del nombre, los pasatiempos o los atributos del Señor, nos purificaremos, aun en el caso de no comprender su significado. Esa purificación recibe el nombre de sattva-bhāvana.

El principal objetivo de la vida humana debe ser la purificación de la existencia y el logro de la liberación. Mientras tengamos un cuerpo material, se nos considera impuros, y en esa condición impura, material, no podemos disfrutar de la verdadera felicidad en la vida, esa bienaventuranza que todos buscamos. Por eso el Śrīmad- Bhāgavatam (5.5.1) dice: tapo divyaṁ putrakā yena sattvaṁ śuddhyet: Debemos realizar tapasya, austeridad, a fin de purificar nuestra existencia y elevarnos al plano espiritual. La tapasya de cantar y glorificar el nombre, la fama y los atributos del Señor es un proceso purificatorio muy sencillo mediante el cual todos podemos ser felices. Así pues, todo el que desee purificar de modo definitivo su corazón debe seguir ese proceso. Otras vías, como el karma, el jñāna y el yoga, no pueden limpiarnos completamente el corazón.