SB 6.16.47

namas tubhyaṁ bhagavate
sakala-jagat-sthiti-layodayeśāya
duravasitātma-gataye
kuyogināṁ bhidā paramahaṁsāya
Palabra por palabra: 
namaḥ — toda reverencia; tubhyam — a Ti; bhagavate — Tu Señoría; sakala — toda; jagat — de la manifestación cósmica; sthiti — del sustento; laya — disolución; udaya — y creación; īśāya — al Señor Supremo; duravasita — imposible de entender; ātma-gataye — cuya propia posición; ku-yoginām — de aquellos que están apegados a los objetos de los sentidos; bhidā — por el erróneo concepto del separatismo; parama-haṁsāya — al supremo puro.
Traducción: 
Mi querido Señor, Tú eres el creador, el sustentador y el aniquilador de la manifestación cósmica, pero las personas que son demasiado materialistas y que lo ven todo desde el prisma del separatismo no tienen ojos para verte. No pueden comprender Tu verdadera posición, y por lo tanto llegan a la conclusión de que la manifestación cósmica no depende de Tu opulencia. Mi Señor, Tú eres el supremo puro, y gozas de plenitud en las seis opulencias. Por ello Te ofrezco respetuosas reverencias.
Significado: 

Los ateos piensan que la manifestación cósmica ha surgido por azar, por una combinación de materia, sin hacer referencia a Dios. Los supuestos químicos y filósofos ateos materialistas tratan siempre de evitar el nombre de Dios al hablar de la manifestación cósmica. A ellos, la creación de Dios les resulta imposible de entender, pues son demasiado materialistas. La Suprema Personalidad de Dios es paramahaṁsa, el supremo puro, mientras que las personas pecaminosas, que están muy apegadas al disfrute material de los sentidos, y que por ello se ocupan como asnos en actividades materiales, son los más bajos de los hombres. Debido a su temperamento ateo, todo su supuesto conocimiento científico es vano e inútil. Por lo tanto, no pueden entender a la Suprema Personalidad de Dios.