SB 6.15.16

tasmād yuvāṁ grāmya-paśor
mama mūḍha-dhiyaḥ prabhū
andhe tamasi magnasya
jñāna-dīpa udīryatām
Palabra por palabra: 
tasmāt — por lo tanto; yuvām — vosotros dos; grāmya-paśoḥ — de un animal como un cerdo o un perro; mama — yo; mūḍha-dhiyaḥ — que soy muy necio (por no tener conocimiento espiritual); prabhū — ¡oh, mis dos señores!; andhe — en ciega; tamasi — oscuridad; magnasya — de quien está absorto; jñāna-dīpaḥ — la antorcha del conocimiento; udīryatām — que se encienda.
Traducción: 
Vosotros sois grandes personalidades, de modo que podéis darme conocimiento verdadero. Soy tan necio como un perro, un cerdo o cualquier otro animal callejero, pues estoy sumido en la oscuridad de la ignorancia. Así pues, os pido que, por favor, encendáis la antorcha del conocimiento y me salvéis.
Significado: 

Ésta es la manera de recibir conocimiento. Debemos entregarnos a los pies de loto de una gran personalidad que nos pueda impartir verdadero conocimiento trascendental. Por esa razón, las Escrituras dicen: tasmād guruṁ prapadyeta jijñāsuḥ śreya uttamam: «La persona que desea comprender el objetivo supremo, el máximo beneficio de la vida, debe acudir a un maestro espiritual genuino y entregarse a él». Sólo quien está verdaderamente deseoso de recibir el conocimiento que disipa la oscuridad de la ignorancia es apto para acudir a un guru o maestro espiritual. No hay que acudir al guru en busca de beneficios materiales, como curarse de una enfermedad o recibir algún bien milagroso. No es ésa la manera de acercarse a un guru. Tad-vijñānārtham: Debemos acudir a un guru para entender la ciencia trascendental de la vida espiritual. Por desgracia, en la era de Kali hay muchos gurus falsos que hacen exhibiciones de magia ante sus discípulos, y también muchos discípulos necios deseosos de ver esa magia para obtener beneficios materiales. Esos discípulos no tienen interés en cultivar la vida espiritual para salvarse de la oscuridad de la ignorancia. Se dice en las Escrituras:

oṁ ajñāna-timirāndhasya
jñānāñjana-śalākayā
cakṣur unmīlitaṁ yena
tasmai śrī-gurave namaḥ

«Nací en la ignorancia más oscura, y mi maestro espiritual abrió mis ojos con la antorcha del conocimiento. Yo le ofrezco respetuosas reverencias». Ésta es la definición de guru. Todo el mundo está sumido en la oscuridad de la ignorancia. Por lo tanto, todos necesitan iluminarse con conocimiento trascendental. Aquel que ilumina a su discípulo y le salva de pudrirse en la oscuridad de la ignorancia del mundo material, es el verdadero guru.