SB 6.13.10

śrī-śuka uvāca
evaṁ sañcodito viprair
marutvān ahanad ripum
brahma-hatyā hate tasminn
āsasāda vṛṣākapim
Palabra por palabra: 
śrī-śukaḥ uvāca — Śrī Śukadeva Gosvāmī dijo; evam — así; sañcoditaḥ — animado; vipraiḥ — por los brāhmaṇas; marutvān — Indra; ahanat — mató; ripum — a su enemigo, Vṛtrāsura; brahma-hatyā — la reacción del pecado de matar a un brāhmaṇa; hate — fue matado; tasmin — cuando él (Vṛtrāsura); āsasāda — se acercó; vṛṣākapim — a Indra, que también recibe el nombre de Vṛṣākapi.
Traducción: 
Śrī Śukadeva Gosvāmī dijo: Animado por las palabras de los sabios, Indra mató a Vṛtrāsura; por supuesto, cuando le hubo matado, la reacción pecaminosa de matar a un brāhmaṇa [brahma-hatyā] se refugió en Indra.
Significado: 

Después de matar a Vṛtrāsura, Indra no pudo evitar las reacciones del pecado de matar a un brāhmaṇa, brahma-hatyā. Ya en el pasado había matado en un arranque de ira a un brāhmaṇa, a Viśvarūpa; ahora había matado a otro brāhmaṇa, pero esta vez lo había hecho premeditadamente, siguiendo el consejo de los sabios. Por lo tanto, la reacción era mayor. Indra no podía liberarse de la reacción por el simple hecho de celebrar sacrificios expiatorios. Tuvo que someterse a una serie de reacciones pecaminosas, y cuando ese sufrimiento le liberó, los brāhmaṇas le permitieron celebrar el sacrificio de caballo. Los planes para realizar actos pecaminosos con la idea de contrarrestarlos mediante el canto del santo nombre del Señor o mediante un proceso de expiación, prāyaścitta, no dan resultado, aunque sean el propio Indra o Nahuṣa quienes los conciban. Nahuṣa cumplió las funciones de Indra cuando éste, ausente del cielo, iba de un lugar a otro tratando de liberarse de las reacciones de su pecado.