SB 6.1.22

bandy-akṣaiḥ kaitavaiś cauryair
garhitāṁ vṛttim āsthitaḥ
bibhrat kuṭumbam aśucir
yātayām āsa dehinaḥ
Palabra por palabra: 
bandī-akṣaiḥ — arrestar a alguien injustamente; kaitavaiḥ — engañar en el juego o en los dados; cauryaiḥ — cometer robos; garhitām — condenadas; vṛttim — profesiones; āsthitaḥ — que había adoptado (debido a su relación con una prostituta); bibhrat — mantener; kuṭumbam — a su esposa e hijos, que dependían de él; aśuciḥ — ser muy pecaminoso; yātayām āsa — hizo sufrir; dehinaḥ — a otras entidades vivientes.
Traducción: 
Aquel brāhmaṇa caído, Ajāmila, hacía sufrir a los demás; les arrestaba, les engañaba en el juego, o les asaltaba directamente. Ésa fue su forma de ganarse el sustento y mantener a su esposa e hijos.
Significado: 

Este verso nos indica hasta qué punto se degrada una persona por el simple hecho de entregarse a la vida sexual ilícita con una prostituta. Con mujeres castas o aristocráticas no hay posibilidad de vida sexual ilícita; esas relaciones sólo son posibles con śūdras poco castas. Cuanto más se permiten la prostitución y la vida sexual ilcita en la sociedad, mayor es el incentivo de los estafadores, ladrones, bandidos, borrachos y jugadores. Por lo tanto, lo primero que aconsejamos a todos los discípulos de este movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa es que eviten la vida sexual ilícita, que es por donde empieza toda vida abominable, y que trae consigo el consumo de carne, los juegos de azar y la ingestión de alcohol, drogas, etc. Por supuesto, la continencia es muy difícil; pero a quien se entrega por entero a Kṛṣṇa le resulta perfectamente posible, ya que, si es consciente de Kṛṣṇa, todos esos hábitos abominables poco a poco acaban resultándole desagradables. Sin embargo, la sociedad que permite el aumento de la vida sexual ilícita se condena a sí misma, pues se llena de bandidos, ladrones, estafadores. etc.