SB 5.9.11

yadā tu parata āhāraṁ karma-vetanata īhamānaḥ sva-bhrātṛbhir api kedāra-karmaṇi nirūpitas tad api karoti kintu na samaṁ viṣamaṁ nyūnam adhikam iti veda kaṇa-piṇyāka-phalī-karaṇa-kulmāṣa-sthālīpurīṣādīny apy amṛtavad abhyavaharati.
Palabra por palabra: 
yadā — cuando; tu — pero; parataḥ — de otros; āhāram — alimento; karma- vetanataḥ — como pago por su trabajo; īhamānaḥ — buscar; sva-bhrātṛbhiḥ api — incluso por sus propios hermanastros; kedāra-karmaṇi — en trabajar en el campo y ayudar en los trabajos agrícolas; nirūpitaḥ — ocupado; tat api — en aquella época también; karoti — solía hacer; kintu — pero; na — no; samam — nivelar; viṣamam — cavar; nyūnam — deficiente; adhikam — más alto; iti — así; veda — conocía; kaṇa — arroz partido; piṇyāka — residuo de la prensa de semillas; phalī-karaṇa — cáscaras del arroz; kulmāṣa — granos comidos de gusanos; sthālī-purīṣa-ādīni — arroz quemado y pegado a la olla, etc; api — incluso; amṛta-vat — como néctar; abhyavaharati — solía comer.
Traducción: 
Jaḍa Bharata solía trabajar a cambio únicamente de alimento. Aprovechándose de esto, sus hermanastros le ocupaban en trabajos agrícolas y le pagaban con un poco de comida; en realidad, no sabía demasiado del trabajo del campo. No sabía dónde extender la tierra, ni dónde cavar o dónde nivelar el terreno. Sus hermanos le daban arroz partido, residuos de la prensa de semillas, cáscaras de arroz, y granos comidos de gusanos, o los que se quemaban y quedaban pegados al fondo de las ollas. Él, sin embargo, lo comía todo con alegría, como si fuese néctar, y sin guardar el más mínimo rencor.
Significado: 

El estado de paramahaṁsa nos lo explica la Bhagavad-gītā (2.15): sama-duḥkha-sukhaṁ dhīraṁ so 'mṛtatvāya kalpate. Cuando alguien es indiferente a las dualidades, a la felicidad y a la aflicción del mundo material, esa persona está preparada para amṛtatva, la vida eterna. Bharata Mahārāja estaba decidido a poner fin a sus implicaciones en el mundo material, y no prestaba la menor atención a este mundo de dualidad. Era plenamente consciente de Kṛṣṇa, y se había olvidado del bien y del mal, de la felicidad y de la aflicción. Como se afirma en el Caitanya-caritāmṛta (Antya 4.176):

`dvaite' bhadrābhadra-jñāna, saba-`manodharma'
`ei bhāla, ei manda', - - saba `bhrama'

«En el mundo material, los conceptos de bueno y malo son especulaciones mentales. Por lo tanto, decir "esto es bueno y esto es malo'' es un gran error». Hay que comprender que en el mundo material, el mundo de la dualidad, pensar que una cosa es buena o mala no es más que una invención de la mente. Sin embargo, no debemos imitar ese nivel de conciencia; debemos situarnos verdaderamente en el plano espiritual de neutralidad.