SB 5.4.14

bhagavān ṛṣabha-saṁjña ātma-tantraḥ svayaṁ nitya-nivṛttānartha-
paramparaḥ kevalānandānubhava īśvara eva viparītavat karmāṇy
ārabhamāṇaḥ kālenānugataṁ dharmam ācaraṇenopaśikṣayann atad-
vidāṁ sama upaśānto maitraḥ kāruṇiko dharmārtha-yaśaḥ-prajānan-
dāmṛtāvarodhena gṛheṣu lokaṁ niyamayat.
Palabra por palabra: 
bhagavān — la Suprema Personalidad de Dios; ṛṣabha — Ṛṣabha; saṁjñaḥ — llamado; ātma-tantraḥ — con plena independencia; svayam — personalmente; nitya — eternamente; nivṛtta — libre de; anartha — de cosas indeseables (nacimiento, vejez, enfermedades y muerte); paramparaḥ — la sucesión continua e ininterrumpida; kevala — solamente; ānanda-anubhavaḥ — lleno de bienaventuranza trascendental; īśvaraḥ — el Señor Supremo, el controlador; eva — en verdad; viparīta- vat — exactamente lo contrario; karmāṇi — actividades materiales; ārabhamāṇaḥ — ejecutar; kālena — con el correr del tiempo; anugatam — descuidado; dharmam — el varṇāśrama-dharma; ācaraṇena — por ejecutar; upaśikṣayan — enseñar; a-tat- vidām — personas bajo la influencia de la ignorancia; samaḥ — equilibrado; upaśāntaḥ — libre de la perturbación de los sentidos materiales; maitraḥ — muy amistoso con todos; kāruṇikaḥ — muy misericordioso con todos; dharma — principios religiosos; artha — crecimiento económico; yaśaḥ — fama; prajā — hijos; ānanda — placer material; amṛta — vida eterna; avarodhena — para conseguir; gṛheṣu — en la vida familiar; lokam — a la gente; niyamayat — reguló.
Traducción: 
Como encarnación de la Suprema Personalidad de Dios, el Señor Ṛṣabhadeva gozaba de plena independencia, pues Su forma era espiritual y eterna, y estaba llena de bienaventuranza trascendental. Él estaba eternamente aparte de los cuatro principios de la miseria material [nacimiento, muerte, vejez y enfermedades], y no tenía apegos materiales. Siempre Se mantenía equilibrado, y veía a todos en el mismo nivel. La desgracia de los demás Le hacía sentirse desdichado, y era el bienqueriente de todas las entidades vivientes. Pero, a pesar de ser una personalidad perfecta, el Señor Supremo, el controlador de todo, actuaba como si fuese un alma condicionada más. Así pues, seguía estrictamente los principios del varṇāśrama-dharma y actuaba conforme a ellos. Con el correr del tiempo, esos principios del varṇāśrama-dharma se habían empezado a descuidar; debido a ello, y mediante Sus características y Su comportamiento personal, enseñó a la gente el modo de cumplir con los deberes del varṇāśrama-dharma. De esa forma, impulsó a la población a que regulasen sus vidas en la institución familiar, facilitándoles así el progreso en los campos de la religión y del bienestar económico, y permitiéndoles adquirir fama, hijos, placeres materiales, y por último, la vida eterna. Con Sus instrucciones, mostró a la gente la manera en que podían llevar vida de familia y, al mismo tiempo, alcanzar la perfección por seguir los principios del varṇāśrama-dharma.
Significado: 

El varṇāśrama-dharma está destinado a las imperfectas almas condicionadas, a quienes educa para que avancen en el cultivo espiritual y puedan regresar al hogar, de vuelta a Dios. Una civilización que no conoce el objetivo supremo de la vida no es mejor que una sociedad animal. Como se afirma en el Śrīmad-Bhāgavatam: na te viduḥ svārtha-gatiṁ hi viṣṇum. La sociedad humana está destinada a elevar a las personas en el conocimiento espiritual, de manera que todo el mundo pueda liberarse de las garras del nacimiento, la muerte, la vejez y las enfermedades. El varṇāśrama-dharma permite a la sociedad humana llegar a capacitarse perfectamente para escapar de las garras de māyā, y quien siga los principios regulativos del varṇāśrama-dharma puede alcanzar el éxito. Con respecto a esto, véase la Bhagavad-gītā (3.21-24).