SB 5.4.13

yavīyāṁsa ekāśītir jāyanteyāḥ pitur ādeśakarā mahā-śālīnā mahā-
śrotriyā yajña-śīlāḥ karma-viśuddhā brāhmaṇā babhūvuḥ.
Palabra por palabra: 
yavīyāṁsaḥ — menores; ekāśītiḥ — un total de ochenta y uno; jāyanteyāḥ — los hijos de Jayantī, la esposa de Ṛṣabhadeva; pituḥ — de su padre; ādeśakarāḥ — siguiendo la orden; mahā-śālīnāḥ — de buen comportamiento, cultos; mahā- śrotriyāḥ — de enorme erudición en conocimiento védico; yajña-śīlāḥ — expertos en la ejecución de ceremonias rituales; karma-viśuddhāḥ — de actividades muy puras; brāhmaṇāḥ — brāhmaṇas cualificados; babhūvuḥ — fueron.
Traducción: 
Además de los diecinueve hijos hasta aquí mencionados, Ṛṣabhadeva y Jayantī tuvieron ochenta y un hijos menores. Siguiendo la orden de su padre, todos ellos fueron personas muy cultas, de buen comportamiento, de actividades muy puras, y expertos en el conocimiento védico y en la ejecución de rituales védicos. Así pues, todos eran brāhmaṇas perfectamente cualificados.
Significado: 

En este verso encontramos una información muy clara acerca de que las castas vienen determinadas por las cualidades y la actividad. Ṛṣabhadeva, como rey, era, sin lugar a dudas, un kṣatriya. De Sus cien hijos, diez actuaron como kṣatriyas, gobernando el planeta, y nueve fueron excelentes predicadores del Śrīmad-Bhāgavatam (mahā-bhāgavatas), lo cual indica que su posición era superior a la de los brāhmaṇas. Los ochenta y uno restantes fueron brāhmaṇas muy cualificados. Estos ejemplos prácticos nos muestran que, para poder llevar a cabo una determinada actividad, se deben tener en cuenta las cualidades, y no la cuna. Por nacimiento, todos los hijos de Mahārāja Ṛṣabhadeva eran kṣatriyas, pero por sus cualidades, algunos fueron kṣatriyas, y otros, brāhmaṇas. Nueve de ellos fueron predicadores del Śrīmad-Bhāgavatam (bhāgavata-dharma-darśanāḥ), lo que significa que estaban por encima de las categorías de kṣatriya y brāhmaṇa.