SB 5.23

Este capítulo explica que todos los sistemas planetarios se refugian en la Estrella Polar, Dhruvaloka. También explica que el conjunto de esos sistemas planetarios constituye Śiśumāra, otra expansión del cuerpo externo de la Suprema Personalidad de Dios. Dhruvaloka, la morada del Señor Viṣṇu en este universo, está a 1.300.000 yojanas de las siete estrellas. En el sistema planetario de Dhruvaloka están los planetas del dios del fuego, Indra, Prajāpati, Kaśyapa y Dharma. Todos ellos son muy respetuosos con el gran devoto Dhruva, que vive en la Estrella Polar. Todos los sistemas planetarios giran alrededor de Dhruvaloka como bueyes uncidos a un pivote central, impulsados por el tiempo eterno. Las personas que adoran el virāṭ-puruṣa, la forma universal del Señor, conciben todo ese sistema de planetas en movimiento como un animal que recibe el nombre de śiśumāra. Ese imaginario śiśumāra es otra forma del Señor. La cabeza de la forma śiśumāra está hacia abajo, y su cuerpo tiene el aspecto de una serpiente enroscada. En el extremo de su cola está Dhruvaloka, en la cola propiamente dicha están Prajāpati, Agni, Indra y Dharma, y en su raíz están Dhātā y Vidhātā. En su cintura están los siete grandes sabios. Todo el cuerpo del śiśumāra mira hacia la derecha, y tiene el aspecto de una espiral de estrellas. En la parte derecha de esa espiral están las catorce estrellas principales, de Abhijit a Punarvasu, y en su parte izquierda están las otras catorce estrellas más importantes, de Puṣyā a Uttarāṣāḍhā. Las estrellas Punarvasu y Puṣyā están sobre las ancas derecha e izquierda del śiśumāra; en sus pies derecho e izquierdo se encuentran las estrellas Ārdrā y Aśleṣā, respectivamente. En distintas partes del sistema planetario de Śiśumāra, y conforme a los cálculos de los astrónomos védicos, están fijas también otras estrellas. Los yogīs, para concentrar la mente, adoran el sistema planetario Śiśumāra, cuyo nombre técnico es kuṇḍalini- cakra.

SB 5.23.1 Śukadeva Gosvāmī continuó: Mi querido rey, a 1.300.000 yojanas [16.770.000 kilómetros] por encima de los planetas de los siete sabios se encuentra el lugar que los sabios eruditos describen como la morada del Señor Viṣṇu. En él tiene aún hoy su residencia el hijo de Mahārāja Uttānapāda, el gran devoto Mahārāja Dhruva, fuente de vida para todas las entidades vivientes hasta el final de la creación. Agni, Indra, Prajāpati, Kaśyapa y Dharma se reúnen allí para ofrecerle honores y reverencias respetuosas; presentándole siempre el lado derecho, dan vueltas alrededor de él. De las gloriosas actividades de Mahārāja Dhruva te he hablado ya [en el Cuarto Canto del Śrīmad-Bhāgavatam].
SB 5.23.2 Establecida por la suprema voluntad de la Suprema Personalidad de Dios, la Estrella Polar, el planeta de Mahārāja Dhruva, brilla constantemente como pivote central en torno al que giran todas las estrellas y planetas. El muy poderoso factor tiempo, que es invisible y jamás duerme, hace que esos astros giren sin cesar en torno a ella.
SB 5.23.3 Cuando se ata un grupo de bueyes a un poste central para trillar el arroz, cada uno de ellos camina alrededor del pivote sin desviarse de la posición que le corresponde, es decir, uno más cerca cerca del poste, otro en medio, y el tercero en la parte de afuera. De manera similar, todos los planetas y los centenares de miles de estrellas giran alrededor de la Estrella Polar, el planeta de Mahārāja Dhruva, siguiendo sus órbitas respectivas, a mayor o menor altura. Atados por la Suprema Personalidad de Dios a la máquina de la naturaleza material conforme a los resultados de sus actos fruitivos, son llevados por el viento alrededor de la Estrella Polar, y así continuarán hasta el final de la creación. Esos planetas flotan en el aire, en la amplitud del espacio, como lo hacen las nubes, que flotan en el cielo cargadas con cientos de toneladas de agua, o como las grandes águilas śyena, que, debido a los resultados de sus actividades pasadas, vuelan a grandes alturas sin posibilidad de caer.
SB 5.23.4 La forma de esa gran máquina, constituida por las estrellas y los planetas, es parecida a la de un śiśumāra [delfín] en el agua. A veces se la considera una encarnación de Kṛṣṇa, Vāsudeva. Hay grandes yogīs que meditan en esa forma de Vāsudeva porque es realmente visible.
SB 5.23.5 Esa forma de śiśumāra tiene la cabeza hacia abajo y el cuerpo enroscado sobre sí mismo. En el extremo de su cola está el planeta de Dhruva, en la cola propiamente dicha están los planetas de los semidioses Prajāpati, Agni, Indra y Dharma, y en su raíz, los planetas de los semidioses Dhātā y Vidhātā. En el lugar que ocuparían las ancas están los siete sabios santos, como Vasiṣṭha y Aṅgirā. El cuerpo enroscado del Śiśumāra-cakra se vuelve hacia el lado derecho, donde se encuentran las veintiocho constelaciones que van desde Abhijit hasta Punarvasu. En su lado izquierdo están las catorce estrellas que van de Puṣyā a Uttarāṣāḍhā. De ese modo, su cuerpo está equilibrado, ya que en sus dos flancos hay el mismo número de estrellas. En el lomo del śiśumāra se encuentra el grupo de estrellas denominadas Ajavīthī, y en su abdomen, el Ganges que fluye por el cielo [la Vía Láctea].
SB 5.23.6 A la derecha y a la izquierda de donde estaría la cintura del Śiśumāra-cakra se encuentran las estrellas Punarvasu y Puṣyā. En sus pies derecho e izquierdo están Ārdrā y Aśleṣā, y en las ventanas derecha e izquierda de su nariz están Abhijit y Uttarāṣāḍhā; Śravaṇā y Pūrvāṣādhā están en sus ojos derecho e izquierdo, y Dhaniṣṭhā y Mūla, en sus oídos derecho e izquierdo. Las ocho estrellas que señalan el rumbo Sur, de Maghā a Anurādhā, están en las costillas izquierdas de su cuerpo, y las ocho estrellas que señalan el rumbo Norte, de Mṛgaśīrṣā a Pūrvabhādra, están en las costillas del lado derecho. Śatabhiṣā y Jyeṣṭhā están en sus hombros derecho e izquierdo.
SB 5.23.7 En la mandíbula superior del śiśumāra está Agasti; en la inferior, Yamarāja; en su boca, Marte; en sus genitales, Saturno; en su nuca, Júpiter; en su pecho, el Sol; y en lo más profundo de su corazón, Nārāyaṇa. En su mente está la Luna; en su ombligo, Venus; en sus mamas, los Aśvinīkumāras. En su aire vital, que recibe el nombre de prāṇāpāna, está Mercurio; en su cuello está Rahu; los cometas están por todo su cuerpo; y en sus poros están las numerosas estrellas.
SB 5.23.8 Mi querido rey, el cuerpo del śiśumāra que así te he descrito debe considerarse la forma externa del Señor Viṣṇu, la Suprema Personalidad de Dios. Por la mañana, al mediodía y al atardecer, se debe observar en silencio la forma de Śiśumāra-cakra del Señor, y se Le debe adorar con el siguiente mantra: ¡Oh, Señor que has adoptado la forma del tiempo!, ¡oh, Tú, lugar de reposo de todos los planetas que siguen distintas órbitas!, ¡oh, amo de los semidioses!, ¡oh, Persona Suprema!, yo Te ofrezco respetuosas reverencias y medito en Ti».
SB 5.23.9 El cuerpo del Señor Supremo, Viṣṇu, que forma el Śiśumāra-cakra, es el lugar en que reposan todos los semidioses, estrellas y planetas. Quien cante tres veces al día - por la mañana, al mediodía y al atardecer - este mantra de adoración a la Persona Suprema, se liberará, con toda seguridad, de todas las reacciones pecaminosas. Con simplemente ofrecer reverencias a esta forma o recordarla tres veces al día, verá destruidas todas sus actividades pecaminosas cientes.