SB 5.22.8

evaṁ candramā arka-gabhastibhya upariṣṭāl lakṣa-yojanata upalabhyamāno 'rkasya saṁvatsara-bhuktiṁ pakṣābhyāṁ māsa-bhuktiṁ sapādarkṣābhyāṁ dinenaiva pakṣa-bhuktim agracārī drutatara-gamano bhuṅkte.
Palabra por palabra: 
evam — así; candramā — la Luna; arka-gabhastibhyaḥ — de los rayos del Sol; upariṣṭāt — por encima; lakṣa-yojanataḥ — una medida de 100000 yojanas; upalabhyamānaḥ — situada; arkasya — del globo solar; saṁvatsara-bhuktim — el paso de un año de disfrute; pakṣābhyām — por dos quincenas; māsa-bhuktim — el paso de un mes; sapāda-ṛkṣābhyām — por dos días y cuarto; dinena — por un día; eva — solamente; pakṣa-bhuktim — el paso de una quincena; agracārī — moviéndose impetuosamente; druta-tara-gamanaḥ — pasando a mayor velocidad; bhuṅkte — pasa por.
Traducción: 
La Luna, que viaja a más velocidad que el Sol, se encuentra 100.000 yojanas [1.290.000 kilómetros] por encima de los rayos del Sol. En dos de sus quincenas, la Luna recorre la distancia equivalente a un saṁvatsara del Sol; en dos días y cuarto recorre el equivalente de un mes solar, y en un día cubre lo que para el Sol es una quincena.
Significado: 

Si tenemos en cuenta que la Luna está 100.000 yojanas, es decir, 1.290.000 kilómetros, por encima de los rayos del Sol, nos sorprende mucho que las modernas expediciones a la Luna se hayan podido realizar. La Luna está tan lejos que el hecho de que las naves espaciales hayan podido llegar allí es un misterio del cual tenemos muchas dudas. Los cálculos científicos actuales están sujetos a constantes correcciones; no son, por lo tanto, muy fiables. Tenemos que aceptar los cálculos astronómicos que nos dan las Escrituras védicas; esos cálculos no cambian; se hicieron hace muchísimo tiempo y siguen siendo correctos todavía hoy. Para otros, el saber si son mejores los cálculos de los Vedas o los cálculos modernos seguirá siendo un misterio, pero en lo que a nosotros respecta, consideramos correctos los cálculos védicos.