SB 5.21.3

yan-madhya-gato bhagavāṁs tapatām patis tapana ātapena tri-lokīṁ pratapaty avabhāsayaty ātma-bhāsā sa eṣa udagayana-dakṣiṇāyana-vaiṣuvata-saṁjñābhir māndya-śaighrya-samānābhir gatibhir ārohaṇāvarohaṇa-samāna-sthāneṣu yathā-savanam abhipadyamāno makarādiṣu rāśiṣv aho-rātrāṇi dīrgha-hrasva-samānāni vidhatte.
Palabra por palabra: 
yat — del cual (el espacio intermedio); madhya-gataḥ — situado en el centro; bhagavān — el muy poderoso; tapatām patiḥ — el amo de aquellos que calientan el universo entero; tapanaḥ — el Sol; ātapena — con calor; tri-lokīm — los tres mundos; pratapati — calienta; avabhāsayati — ilumina; ātma-bhāsā — con sus propios rayos luminosos; saḥ — ese; eṣaḥ — el globo solar; udagayana — de pasar por el lado norte del Ecuador; dakṣiṇa-ayana — de pasar por el lado sur del Ecuador; vaiṣuvata — o de pasar por el Ecuador; saṁjñābhiḥ — con distintos nombres; māndya — caracterizado por la lentitud; śaighrya — rapidez; samānābhiḥ — y por la igualdad; gatibhiḥ — con trayectoria; ārohaṇa — de elevarse; avarohaṇa — de descender; samāna — o de quedar en medio; sthāneṣu — en posiciones; yathā-savanam — conforme a la orden de la Suprema Personalidad de Dios; abhipadyamānaḥ — moviéndose; makara-ādiṣu — encabezados por el signo de Makara (Capricornio); rāśiṣu — en distintos signos; ahaḥ-rātrāṇi — los días y noches; dīrgha — largos; hrasva — cortos; samānāni — iguales; vidhatte — hace.
Traducción: 
En el centro de ese espacio exterior [antarikṣa] se encuentra el opulento Sol, el rey de todos los planetas que dan calor, como la Luna. Con la influencia de su radiación, el Sol calienta y mantiene el universo. De él proviene también la luz que permite a las entidades vivientes ver. En su trayecto hacia el Norte, hacia el Sur o por el Ecuador, y de conformidad con la orden de la Suprema Personalidad de Dios, se dice que se mueve lenta, rápida o moderadamente. Su trayectoria, ya sea por encima, por debajo o por el mismo plano del Ecuador, entrando así en contacto con diversos signos del Zodíaco, comenzando con Makara [Capricornio], determina que los días sean más cortos, más largos o iguales que las noches.
Significado: 

En la Brahma-saṁhitā (5.52), el Señor Brahmā ora:

yac cakṣur eṣa savitā sakala-grahāṇāṁ
rājā samasta-sura-mūrtir aśeṣa-tejāḥ
yasyājñayā bhramati saṁbhṛta-kāla-cakro
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

«Yo adoro a Govinda, el Señor primigenio, la Suprema Personalidad de Dios, bajo cuyo control incluso el Sol, al que se considera el ojo del Señor, gira siguiendo la órbita fija del tiempo eterno. El Sol es el rey de todos los sistemas planetarios, tiene una ilimitada potencia de luz y calor». El Sol, a pesar de que este verso se refiere a él con la palabra bhagavān, «el más poderoso», y a pesar de ser realmente el planeta más poderoso del universo, tiene que seguir la orden de Govinda, Kṛṣṇa. El dios del Sol no puede desviarse ni un milímetro de la órbita que se le ha marcado. Por lo tanto, la orden suprema de la Suprema Personalidad de Dios se lleva a cabo en todas las esferas de la vida. Toda la naturaleza material cumple Sus órdenes. Nosotros, sin embargo, somos tan necios que vemos las actividades de la naturaleza material y no entendemos que tras ellas hay una orden suprema y una Persona Suprema. Como se confirma en la Bhagavad-gītā: mayādhyakṣeṇa prakṛtiḥ: La naturaleza material sigue las órdenes del Señor; de ese modo, todo se mantiene en orden.