SB 5.20.29

evam eva dadhi-maṇḍodāt parataḥ puṣkaradvīpas tato dvi-guṇāyāmaḥ samantata upakalpitaḥ samānena svādūdakena samudreṇa bahir āvṛto yasmin bṛhat-puṣkaraṁ jvalana-śikhāmala-kanaka-patrāyutāyutaṁ bhagavataḥ kamalāsanasyādhyāsanaṁ parikalpitam.
Palabra por palabra: 
evam eva — de ese modo; dadhi-maṇḍa-udāt — el océano de yogur; parataḥ — más allá de; puṣkara-dvīpaḥ — otra isla, llamada Puṣkaradvīpa; tataḥ — que esa (Śakadvīpa); dvi-guṇa-āyāmaḥ — cuyo tamaño es el doble de; samantataḥ — por todos los lados; upakalpitaḥ — rodeada; samānena — de igual anchura; svādū-udakena — con agua dulce; samudreṇa — por un océano; bahiḥ — por fuera; āvṛtaḥ — rodeada; yasmin — en la cual; bṛhat — muy grande; puṣkaram — flor de loto; jvalana-śikhā — como las llamas de un fuego ardiente; amala — puro; kanaka — oro; patra — hojas; ayuta-ayutam — con 100000000; bhagavataḥ — muy poderoso; kamala-āsanasya — del Señor Brahmā, que tiene su asiento en la flor de loto; adhyāsanam — asiento; parikalpitam — considerado.
Traducción: 
Más allá del océano de yogur hay otra isla, Puṣkaradvīpa, de 6.400.000 yojanas [82.400.000 kilómetros] de anchura, es decir, el doble de ancha que el océano de yogur. Está rodeada por un océano de agua deliciosa, tan ancho como la propia isla. En Puṣkaradvīpa crece una gran flor de loto con 100.000.000 de pétalos de oro puro, tan brillante como las llamas del fuego. Se considera que esa flor de loto es el asiento del Señor Brahmā, que es el ser viviente más poderoso y a quien, por ello, se le da a veces el nombre de bhagavān.