SB 5.19.23

kalpāyuṣāṁ sthānajayāt punar-bhavāt
kṣaṇāyuṣāṁ bhārata-bhūjayo varam
kṣaṇena martyena kṛtaṁ manasvinaḥ
sannyasya saṁyānty abhayaṁ padaṁ hareḥ
Palabra por palabra: 
kalpa-āyuṣām — de aquellos cuya vida dura muchos millones de años, como el Señor Brahmā; sthāna-jayāt — que obtener un lugar o sistemas planetarios; punaḥ-bhavāt — que está expuesto al nacimiento, la muerte y la vejez; kṣaṇa- āyuṣām — de personas que sólo tienen cien años de vida; bhārata-bhū-jayaḥ — una vida en la región de Bhārata-varṣa; varam — más valiosa; kṣaṇena — para una vida tan corta; martyena — por el cuerpo; kṛtam — el trabajo realizado; manasvinaḥ — aquellos que entienden verdaderamente el valor de la vida; sannyasya — entregándose a los pies de loto de Kṛṣṇa; saṁyānti — obtienen; abhayam — donde no hay ansiedad; padam — la morada; hareḥ — de la Suprema Personalidad de Dios.
Traducción: 
Es preferible una corta vida en Bhārata-varṣa que una vida de miles de millones de años en Brahmaloka, pues incluso desde Brahmaloka hay que regresar al ciclo de nacimientos y muertes. La vida en Bhārata-varṣa, en un sistema planetario inferior, es muy breve; pero los habitantes de esa región, si se entregan por completo a los pies de loto del Señor, pueden elevarse hasta el estado de conciencia de Kṛṣṇa plena y obtener la perfección más elevada, incluso en el corto espacio de esa vida. De este modo alcanzan Vaikuṇṭhaloka, donde no hay ansiedades ni se tiene que volver a nacer en un cuerpo material.
Significado: 

Este verso confirma nuevamente la afirmación del Señor Caitanya Mahāprabhu:

bhārata-bhūmite haila manuṣya-janma yāra
janma sārthaka kari' kara para-upakāra

La persona nacida en tierras de Bhārata-varṣa goza de una oportunidad perfecta para estudiar las instrucciones dadas por Kṛṣṇa directamente en la Bhagavad- gītā, y de ese modo, decidir definitivamente cómo emplear la forma de vida humana. Ciertamente, debemos rechazar todas las demás proposiciones y entregarnos a Kṛṣṇa. Kṛṣṇa Se encargará de nosotros inmediatamente, y nos liberará de los resultados de la vida pecaminosa pasada (ahaṁ tvāṁ sarva-pāpebhyo mokṣayiṣyāmi mā śucaḥ). Por consiguiente, debemos emprender el proceso de conciencia de Kṛṣṇa, como el propio Kṛṣṇa recomienda: man-manā bhava mad-bhakto mad-yājī māṁ namaskuru: «Piensa siempre en Mí, sé Mi devoto; adórame y ofréceme reverencias». Es muy fácil, incluso para un niño. ¿Por qué no seguir ese sendero? Debemos tratar de seguir las instrucciones de Kṛṣṇa al pie de la letra, y de ese modo llegar a ser perfectamente aptos para elevarnos al reino de Dios (tyaktvā dehaṁ punar janma naiti mām eti so 'rjuna). Debemos ir directamente a Kṛṣṇa y ocuparnos en Su servicio. Ésa es la mejor de las oportunidades, y se les ofrece a los habitantes de Bhārata-varṣa. Cuando nos capacitamos para regresar al hogar, de vuelta a Dios, ya no estamos expuestos a los resultados, buenos o malos, del karma.