SB 5.13.4

nivāsa-toya-draviṇātma-buddhis
tatas tato dhāvati bho aṭavyām
kvacic ca vātyotthita-pāṁsu-dhūmrā
diśo na jānāti rajas-valākṣaḥ
Palabra por palabra: 
nivāsa — lugar de residencia; toya — agua; draviṇa — riqueza; ātma-buddhiḥ — que considera que esas cosas materiales son el ātma, el ser; tataḥ tataḥ — aquí y allá; dhāvati — corre; bhoḥ — ¡oh, rey!; aṭavyām — por el camino del bosque de la existencia material; kvacit ca — y a veces; vātyā — por el torbellino; utthita — levantado; pāṁsu — por polvo; dhūmrāḥ — del color del humo; diśaḥ — las direcciones; na — no; jānāti — conoce; rajaḥ-vala-akṣaḥ — cuyos ojos quedan cubiertos por el polvo que levanta el viento, o que se ve cautivado por su esposa durante el período menstrual.
Traducción: 
Mi querido rey, con la inteligencia anulada por la influencia del hogar, las riquezas, los familiares, etc., el mercader corre de un lugar a otro por los caminos del bosque del mundo material en busca del éxito. A veces sus ojos quedan cubiertos por el polvo que levanta un torbellino, o, en otras palabras, llevado por la lujuria, cae víctima de la belleza de su esposa, especialmente durante el período menstrual. Con sus ojos cegados, no puede ver adónde va ni qué está haciendo.
Significado: 

La vida familiar gira en torno a la relación sexual; por ello se dice que el atractivo de la vida familiar está centrado en la esposa: yan maithunādi-gṛhamedhi-sukhaṁ hi tuccham. La persona materialista hace de su esposa el centro de su atracción y, por ella, trabaja día y noche sin parar. En la vida material, el único disfrute es la relación sexual. Ésa es la razón de que los karmīs se sientan atraídos por las mujeres, ya sea como amigas o como esposas. En verdad, sin vida sexual no pueden trabajar. En esas circunstancias, a la esposa se la compara con un torbellino, especialmente durante su período menstrual. Aquellos que siguen estrictamente las reglas y regulaciones de la vida familiar sólo tienen relaciones sexuales una vez al mes, al final del período menstrual. Esperando ansiosamente esa ocasión, el marido queda embobado con la belleza de su mujer. Así, se dice que el polvo del torbellino le ciega los ojos. El marido lujurioso no sabe que todas sus actividades materiales están siendo observadas por diferentes semidioses, especialmente por el dios del Sol; están siendo registradas y determinarán el karma de su siguiente cuerpo. Los cálculos astrológicos se denominan jyoti-śāstra. Ese nombre - jyoti-śāstra, la ciencia de los astros luminosos - se debe a que la fuente de ese jyoti o refulgencia son las distintas estrellas y planetas. Los cálculos de jyoti nos indican cuál va a ser nuestro futuro. En otras palabras, todos los astros luminosos - las estrellas, el Sol y la Luna - son testigos de las actividades del alma condicionada, a quien de ese modo se le otorga un determinado tipo de cuerpo. La persona lujuriosa, con sus ojos cegados por el polvo del torbellino de la existencia material, nunca se para a considerar que sus actividades están siendo observadas y registradas por las diversas estrellas y planetas. Ignorante de esta realidad, el alma condicionada incurre en toda clase de actividades pecaminosas para satisfacer sus deseos de disfrute.