SB 5.12.10

evaṁ kṛśaṁ sthūlam aṇur bṛhad yad
asac ca saj jīvam ajīvam anyat
dravya-svabhāvāśaya-kāla-karma-
nāmnājayāvehi kṛtaṁ dvitīyam
Palabra por palabra: 
evam — así; kṛśam — delgado o bajo; sthūlam — grueso; aṇuḥ — diminuto; bṛhat — grande; yat — lo que; asat — no permanente; ca — y; sat — que existen; jīvam — las entidades vivientes; ajīvam — la materia inerte e inanimada; anyat — otras causas; dravya — fenómenos; sva-bhāva — naturaleza; āśaya — disposición; kāla — tiempo; karma — actividades; nāmnā — sólo por esos nombres; ajayā — por la naturaleza material; avehi — debes entender; kṛtam — hecho; dvitīyam — dualidad.
Traducción: 
Puesto que en definitiva el universo no tiene existencia real, las cosas que existen en él - el ser bajo, las diferencias, ser gordo, ser delgado, ser pequeño, ser grande, el resultado, la causa, las señales de vida y los materiales - son todas imaginarias. Son cántaros hechos de una misma sustancia, la tierra, pero que reciben distintos nombres. Las diferencias se caracterizan por la sustancia, la naturaleza, la predisposición, el tiempo y la actividad. Debes saber que todas estas cosas son simples manifestaciones mecánicas creadas por la naturaleza material.
Significado: 

Las manifestaciones y diversidades temporales del mundo material son simples creaciones de la naturaleza material bajo diversas circunstancias: prakṛteḥ kriyamāṇāni guṇaiḥ karmāṇi sarvaśaḥ. A veces consideramos que las acciones y reacciones llevadas a cabo por la naturaleza material son invenciones científicas nuestras; por eso nos atribuímos el mérito a nosotros y negamos la existencia de Dios. Esto se explica en la Bhagavad-gītā (3.27): ahaṅkāra-vimūḍhātmā kartāham iti manyate: Debido a que está cubierta por la ilusoria energía externa, la entidad viviente trata de atribuirse el mérito de las creaciones diferenciadas que existen en el mundo material. En realidad, todo ello está siendo creado automáticamente por la fuerza material, puesta en movimiento por la energía de la Suprema Personalidad de Dios. Por lo tanto, la causa original es la Persona Suprema. Como se afirma en la Brahma-saṁhitā:

īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ
sac-cid-ānanda-vigraha
anādir ādir govindaḥ
sarva-kāraṇa-kāraṇam

Él es la causa de todas las causas, la causa original. A este respecto, Śrīla Madhvācārya dice: evaṁ sarvaṁ tathā prakṛtvayai kalpitaṁ viṣṇor anyat. evaṁ prakṛtyādhāraḥ svayam ananyādhāro viṣṇur eva. ataḥ sarva-śabdāś ca tasminn eva. En realidad, la causa original es el Señor Viṣṇu, pero, por ignorancia, la gente cree que la causa de todo es la materia.

rājā goptāśrayo bhūmiḥ
śaraṇaṁ ceti laukikaḥ
vyavahāro na tat satyaṁ
tayor brahmāśrayo vibhuḥ

Las cosas se contemplan desde el plano externo y efímero, pero la verdad es otra. El verdadero protector y refugio de todos es Brahman, el Supremo, no el rey.

goptrī ca tasya prakṛtis
tasya viṣṇuḥ svayaṁ prabhuḥ
tava goptrī tu pṛthivī
na tvaṁ goptā kṣiteḥ smṛtaḥ

ataḥ sarvāśrayaiś caiva
goptā ca harir īśvaraḥ
sarva-śabdābhideyaś ca
śabda-vṛtter hi kāraṇam
sarvāntaraḥ sarva-bahir
eka eva janārdanaḥ

La verdadera protectora es la naturaleza material, pero Viṣṇu es su Señor. Él es el Señor de todo. El Señor Janārdana es el director, tanto externa como internamente. Él es la causa de la función de las palabras y lo que se expresa en todo sonido.

śirasodhārata yadvad
grīvāyās tadvad eva tu
āśrayatvaṁ ca goptṛtvam
anyeṣām upacārataḥ

El Señor Viṣṇu es el lugar en que se asienta toda la creación: brahmaṇo hi pratiṣṭhāham (Bg. 14.27). Todo reposa en el Brahman. En el brahmajyoti reposan todos los universos, y todos los planetas reposan en la atmósfera universal. En todos los planetas hay mares, montañas, estados y reinos, y cada planeta está brindando refugio a muchísimas entidades vivientes, todas las cuales se sostienen sobre la tierra con pies y piernas, torso y hombros. Sin embargo, en última instancia, todo reposa en las potencias de la Suprema Personalidad de Dios. Por eso a Él se Le conoce como sarva-kāraṇa-kāraṇam, la causa de todas las causas.