SB 5.11.2

tathaiva rājann uru-gārhamedha-
vitāna-vidyoru-vijṛmbhiteṣu
na veda-vādeṣu hi tattva-vādaḥ
prāyeṇa śuddho nu cakāsti sādhuḥ
Palabra por palabra: 
tathā — por lo tanto; eva — en verdad; rājan — ¡oh, rey!; uru-gārha-medha — rituales en relación con la vida familiar material; vitāna-vidyā — un conocimiento que aumenta; uru — mucho; vijṛmbhiteṣu — entre los que tienen interés; na — no; veda-vādeṣu — que repiten la versión de los Vedas; hi — en verdad; tattva-vādaḥ — la ciencia espiritual; prāyeṇa — casi siempre; śuddhaḥ — libres de todas las actividades materiales; nu — en verdad; cakāsti — aparece; sādhuḥ — persona avanzada en el servicio devocional.
Traducción: 
Mi querido rey, hablar de la relación entre amo y sirviente, o entre rey y súbdito, etc., es hablar simplemente de temas materiales. La gente que tiene interés en las actividades materiales que presentan los Vedas, está absorta en la celebración de sacrificios materiales y deposita su fe en sus actividades materiales. En esas personas no se manifiesta el más mínimo avance espiritual.
Significado: 

En este verso hay dos palabras significativas: veda-vāda y tattva-vāda. Según la Bhagavad-gītā, los que simplemente están apegados a los Vedas pero no pueden comprender la finalidad de los Vedas o del Vedānta-sūtra reciben el nombre de veda-vāda-ratāḥ.

yām imāṁ puṣpitāṁ vācaṁ
pravadanty avipaścitaḥ
veda-vāda-ratāḥ pārtha
nānyad astīti vādinaḥ

kāmātmānaḥ svarga-parā
janma-karma-phala-pradām
kriyā-viśeṣa-bahulāṁ
bhogaiśvarya-gatiṁ prati

«Hay hombres de escaso conocimiento que están muy apegados a las floridas palabras de los Vedas, que recomiendan diversas actividades fruitivas para elevarse a los planetas celestiales y alcanzar una buena cuna, poder, y demás. Como están deseosos de complacer los sentidos y de vivir una vida opulenta, dicen que, aparte de eso, no hay nada más» (Bg. 2.42-43).

Los seguidores veda-vāda de los Vedas, por lo general sienten inclinación por karma-kāṇḍa, la celebración de sacrificios conforme a los mandamientos védicos. Gracias a esos sacrificios, se elevan a los sistemas planetarios superiores. Generalmente, practican el sistema de cāturmāsya. Akṣayyaṁ ha vai cāturmāsya- yājinaḥ sukṛtaṁ bhavati: Quien realiza el cāturmāsya-yajña, se vuelve piadoso, y gracias a ello puede elevarse a los sistemas planetarios superiores (ūrdhvaṁ gacchanti sattva-sthāḥ). Entre los seguidores de los Vedas, unos están apegados a karma-kāṇḍa, las actividades fruitivas de los Vedas, pues aspiran a elevarse a un nivel de vida superior. Otros presentan el argumento de que no es ése el objetivo de los Vedas. Tad yathaiveha karma-jitaḥ lokaḥ kṣīyate evam evam utra puṇya- jitaḥ lokaḥ kṣīyate. En este mundo, hay personas que, por haber nacido en familias aristocráticas, o contar con una buena educación, belleza física o riquezas, gozan de una elevada posición. Esos dones se deben a las actividades piadosas realizadas en la vida anterior. Sin embargo, tan pronto como se consuman las actividades piadosas acumuladas, esos dones se terminarán. Si nos apegamos a las actividades piadosas, en la siguiente vida podemos nacer en los planetas celestiales y obtener todos esos beneficios mundanos. Pero cuando llegue el momento, todo ello se terminará. Kṣīṇe puṇye martya-lokaṁ viśanti (Bg. 9.21): Cuando las actividades piadosas acumuladas se terminan, hay que regresar de nuevo a este planeta, martya- loka. Según los mandamientos védicos, el verdadero objetivo de los Vedas no es la realización de actividades piadosas. El objetivo de los Vedas se explica en la Bhagavad-gītā: Vedaiś ca sarvair aham eva vedyaḥ: El objetivo de los Vedas es comprender a Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios. En realidad, los veda-vādīs no están avanzados en el conocimiento; tampoco los seguidores de jñāna-kāṇḍa (la comprensión del Brahman) son perfectos. Sin embargo, aquel que alcanza el plano de upāsanā y acepta la adoración de la Suprema Personalidad de Dios logra la perfección (ārādhanānāṁ sarveṣāṁ viṣṇor ārādhanaṁ param). Es indudable que en los Vedas se menciona la adoración de diversos semidioses y la celebración de sacrificios, pero esa adoración es inferior, porque los adoradores no saben que el objetivo supremo es Viṣṇu (na te viduḥ svārtha-gatiṁ hi viṣṇum). El que alcanza el plano de viṣṇor ārādhanam, el bhakti-yoga, ha logrado la perfección de la vida. Sin embargo, quien no alcanza ese plano no es tattva-vādī, sino veda-vādī, un seguidor ciego de los mandamientos védicos. Un veda-vādī no puede purificarse de la contaminación material a menos que se vuelva tattva-vādī, es decir, un conocedor de la Verdad Absoluta, tattva, que se percibe en tres aspectos: brahmeti paramātmeti bhagavān iti śabdyate. Incluso después de llegar al plano de comprender tattva, es necesario adorar a Bhagavān, es decir, a Viṣṇu y Sus expansiones; de lo contrario, no se ha alcanzado la perfección. Bahūnāṁ janmanām ante jñānavān māṁ prapadyate: Después de muchas vidas, aquel que verdaderamente posee conocimiento se rinde a Kṛṣṇa. La conclusión es que las personas sin inteligencia, que no están demasiado dotadas de conocimiento, no pueden comprender a Bhagavān, Brahman ni Paramātmā; sin embargo, cuando alguien ha estudiado los Vedas y ha alcanzado la comprensión de la Verdad Absoluta, la Suprema Personalidad de Dios, se le considera en el plano de conocimiento perfecto.