SB 5.1.26

eteṣāṁ kavir mahāvīraḥ savana iti traya āsann ūrdhva-retasas ta ātma-
vidyāyām arbha-bhāvād ārabhya kṛta-paricayāḥ pāramahaṁsyam
evāśramam abhajan.
Palabra por palabra: 
eteṣām — de éstos; kaviḥ — Kavi; mahāvīraḥ — Mahāvīra; savanaḥ — Savana; iti — así; trayaḥ — tres; āsan — fueron; ūrdhva-retasaḥ — completamente célibes; te — ellos; ātma-vidyāyām — en conocimiento trascendental; arbha-bhāvāt — desde la infancia; ārabhya — comienzo; kṛta-paricayāḥ — muy bien versados; pāramahaṁsyam — de la perfección espiritual máxima de la vida humana; eva — ciertamente; āśramam — la orden; abhajan — cumplieron.
Traducción: 
Tres de ellos, Kavi, Mahāvīra y Savana, llevaron una vida de perfecto celibato. Educados en la vida de brahmacārī desde su más tierna infancia, estaban muy bien versados en la perfección máxima, que recibe el nombre de paramahaṁsa-āśrama.
Significado: 

En este verso es muy significativa la palabra ūrdhva-retasaḥ. ¶rdhva-retaḥ es aquel que puede controlar la vida sexual y que, en lugar de desperdiciar el semen en eyaculaciones, puede emplear esa importantísima sustancia que se acumula en el cuerpo para enriquecer el cerebro. El cerebro de la persona que puede controlar perfectamente la vida sexual adquiere unas capacidades maravillosas, especialmente en cuanto a memoria. En el pasado, a los estudiantes les bastaba escuchar una sola vez las enseñanzas védicas de labios de su maestro para recordarlas palabra por palabra, sin necesidad de libros, que, por esa razón, en esos tiempos no existían.

También es significativa la palabra arbha-bhāvāt, que significa «desde la más tierna infancia». También significa «de ser muy cariñoso con los niños». En otras palabras, la vida de paramahaṁsa se consagra al beneficio de los demás. Tal como un padre sacrifica muchas cosas llevado por el afecto que siente por su hijo, las grandes personas santas sacrifican toda clase de comodidades personales para beneficio de la sociedad humana. A este respecto, un verso que habla de los Seis Gosvāmīs dice:

tyaktvā tūrṇam aśeṣa-maṇḍala-pati-śreṇīṁ sadā tucchavat
bhūtvā dīna-gaṇeśakau karuṇayā kaupīna-kanthāśritau

Debido a su compasión por las pobres almas caídas, los Seis Gosvāmīs abandonaron los elevados puestos que ocupaban como ministros e hicieron votos de mendicantes. Redujeron sus necesidades físicas a la mínima expresión; no poseían más que un taparrabos y un cuenco para pedir limosna. De ese modo permanecieron en Vṛndāvana para cumplir las órdenes de Śrī Caitanya Mahāprabhu recopilando y publicando numerosas obras vaiṣṇavas.