SB 4.9.25

tato gantāsi mat-sthānaṁ
sarva-loka-namaskṛtam
upariṣṭād ṛṣibhyas tvaṁ
yato nāvartate gataḥ
Palabra por palabra: 
tataḥ — después de; gantā asi — irás; mat-sthānam — a Mi morada; sarva-loka — por todos los sistemas planetarios; namaḥ-kṛtam — reverenciado; upariṣṭāt — situado por encima; ṛṣibhyaḥ — de los sistemas planetarios de los ṛṣis; tvam — tú; yataḥ — de donde; na — nunca; āvartate — regresarás; gataḥ — habiendo llegado allí.
Traducción: 
La Personalidad de Dios continuó: Mi querido Dhruva, después de tu vida en este cuerpo material, irás a Mi planeta, al cual siempre ofrecen reverencias los habitantes de todos los demás sistemas planetarios. Está situado por encima de los planetas de los siete ṛṣis, y una vez que llegues a él, nunca tendrás que regresar al mundo material.
Significado: 

En este verso es muy significativa la palabra nāvartate. El Señor dice: «No regresarás al mundo material, pues habrás alcanzado Mi morada, mat- sthānam». Tenemos entonces que Dhruvaloka, la Estrella Polar, es la morada del Señor en el mundo material. En ese planeta hay un océano de leche, y en ese océano, una isla llamada Śvetadvīpa. Se indica claramente que el planeta está por encima de los siete sistemas planetarios de los ṛṣis, y que recibe la adoración de todos los demás sistemas planetarios, pues es Viṣṇuloka. Alguien podría preguntar acerca del destino del planeta Dhruvaloka en el momento de la disolución del universo. La respuesta es simple: Dhruvaloka permanece, al igual que otros Vaikuṇṭhalokas que están más allá del universo. A este respecto, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura ha comentado que la misma palabra nāvartate indica que ese planeta es eterno.