SB 4.8.26

aho tejaḥ kṣatriyāṇāṁ
māna-bhaṅgam amṛṣyatām
bālo 'py ayaṁ hṛdā dhatte
yat samātur asad-vacaḥ
Palabra por palabra: 
aho — ¡qué sorprendente es!; tejaḥ — el poder; kṣatriyāṇām — de los kṣatriyas; māna-bhaṅgam — hiriendo el prestigio; amṛṣyatām — incapaz de tolerar; bālaḥ — sólo un niño; api — aunque; ayam — este; hṛdā — a pecho; dhatte — ha tomado; yat — lo que; sa-mātuḥ — de su madrastra; asat — desagradables; vacaḥ — palabras.
Traducción: 
¡Qué maravillosos son los poderosos kṣatriyas! No pueden tolerar ni la más leve ofensa contra su prestigio. ¡Hay que ver! Este niño no es más que un muchachito, pero las crueles palabras de su madre le han resultado insoportables.
Significado: 

Las cualidades de los kṣatriyas se describen en la Bhagavad- gītā. Dos cualidades muy importantes son el sentido del honor y no huir de la batalla. Parece ser que en el cuerpo de Dhruva Mahārāja la sangre kṣatriya era muy activa por naturaleza. Cuando una familia protege su cultura brahmínica, kṣatriya o vaiśya, de manera natural sus hijos y nietos heredan el espíritu de esa determinada clase. Por esa razón, en el sistema védico se sigue de forma muy estricta el sistema reformatorio de saṁskāras. Quien deja de seguir las medidas reformatorias vigentes en la familia, se degrada de inmediato a un nivel de vida inferior.