SB 4.8.1

maitreya uvāca
sanakādyā nāradaś ca
ṛbhur haṁso 'ruṇir yatiḥ
naite gṛhān brahma-sutā
hy āvasann ūrdhva-retasaḥ
Palabra por palabra: 
maitreyaḥ uvāca — Maitreya dijo; sanaka-ādyāḥ — los encabezados por Sanaka; nāradaḥ — Nārada; ca — y; ṛbhuḥ — Ṛbhu; haṁsaḥ — Haṁsa; aruṇiḥ — Aruṇi; yatiḥ — Yati; na — no; ete — todos estos; gṛhān — en el hogar; brahma-sutāḥ — hijos de Brahmā; hi — ciertamente; āvasan — vivieron; ūrdhva-retasaḥ — célibes puros.
Traducción: 
El gran sabio Maitreya dijo: De entre los hijos de Brahmā, Nārada, Ṛbhu, Haṁsa, Aruṇi, Yati y los cuatro grandes sabios Kumāra, encabezados por Sanaka, no vivieron en el hogar, sino que fueron ūrdhva-retā o naiṣṭhika-brahmacārīs, guardando la pureza del celibato.
Significado: 

El sistema de brahmacārya ha estado vigente desde el nacimiento de Brahmā. Un sector de la población, varones en su mayoría, no se casaban en toda la vida. En lugar de permitir que su semen descendiese, lo subían hasta el cerebro. Esas personas reciben el nombre de ūrdhva-retasaḥ, «aquellos que hacen subir». El semen es tan importante que cuando podemos hacerlo subir hasta el cerebro mediante el proceso yóguico, obtenemos una capacidad de trabajo maravillosa: La memoria puede funcionar con gran agilidad, y la duración de la vida aumenta. De esa forma, los yogīs pueden mantenerse estables en la ejecución de toda clase de austeridades y elevarse hasta el plano de perfección más elevado, llegando a alcanzar incluso el mundo espiritual. Ejemplos notorios de brahmacārīs que se acogieron a esa norma de vida son los cuatro sabios Sanaka, Sanandana, Sanātana y Sanat-kumāra, y también Nārada y otros.

Otra frase significativa de este verso es naite gṛhān hy āvasan: «no vivieron en el hogar». Gṛha significa «hogar», y también «esposa». De hecho, «hogar» significa «esposa»; el hogar no es una habitación, ni una casa. Tiene hogar el que vive con una esposa; el sannyāsī y el brahmacārī, aunque vivan en una habitación o en una casa, no tienen hogar. Cuando se dice que no tenían hogar, significa que no estaban casados, y, por lo tanto, nunca emitían semen. La emisión de semen está autorizada para el que tiene un hogar, una esposa y la intención de engendrar hijos, pero ése es el único caso en que está prescrito. Siguiendo estos principios desde el principio de la creación, esos grandes brahmacārīs nunca generaron progenie. La narración anterior ha tratado acerca de los descendientes de Brahmā que nacieron de Prasūti, la hija de Manu. La hija de Prasūti fue Dākṣāyaṇī, Satī; en relación con ella se ha narrado la historia del yajña de Dakṣa. Ahora la explicación de Maitreya se centra en la descendencia de los hijos de Brahmā. De entre los muchos hijos de Brahmā, los brahmacārīs encabezados por Sanaka y Nārada nunca se casaron; por consiguiente, no hay ningún descendiente suyo del que narrar nada.