SB 4.7.32

indra uvāca
idam apy acyuta viśva-bhāvanaṁ
vapur ānanda-karaṁ mano-dṛśām
sura-vidviṭ-kṣapaṇair udāyudhair
bhuja-daṇḍair upapannam aṣṭabhiḥ
Palabra por palabra: 
indraḥ uvāca — el rey Indra dijo; idam — esta; api — ciertamente; acyuta — ¡oh, infalible!; viśva-bhāvanam — para beneficio del universo; vapuḥ — forma trascendental; ānanda-karam — causa de placer; manaḥ-dṛśām — para la mente y la vista; sura-vidviṭ — envidiosos de Tus devotos; kṣapaṇaiḥ — por medio del castigo; ud-āyudhaiḥ — con armas levantadas; bhuja-daṇḍaiḥ — con brazos; upapannam — equivocadas; aṣṭabhiḥ — con ocho.
Traducción: 
El rey Indra dijo: Mi querido Señor, Tu forma trascendental de ocho brazos esgrimiendo un arma en cada uno de ellos aparece para beneficio de todo el universo, y es muy agradable para la mente y la vista. En esa forma, Tu Señoría está siempre listo para castigar a los demonios, que sienten envidia de Tus devotos.
Significado: 

Por lo general, en las Escrituras reveladas se explica que el Señor Viṣṇu aparece con cuatro brazos, pero, en esta ocasión, el Señor Viṣṇu Se presentó en el recinto de sacrificio con ocho brazos. El rey Indra dijo: «Aunque estamos acostumbrados a ver Tu forma de Viṣṇu de cuatro brazos, esta manifestación de ocho brazos es tan real como la de cuatro». Como el Señor Brahmā había dicho, no se puede percibir la forma trascendental del Señor por medio de los sentidos. Respondiendo a esa afirmación de Brahmā, el rey Indra dijo que, si bien la forma trascendental del Señor no se puede percibir con los sentidos materiales, Sus actividades y Su forma trascendental sí se pueden entender. Incluso un hombre corriente puede percibir la belleza, los rasgos y las actividades extraordinarias del Señor. Por ejemplo, cuando el Señor Kṛṣṇa apareció en Vṛndāvana como un niño de seis o siete años, los residentes del lugar acudieron a Él. Caían lluvias torrenciales, y el Señor les salvó levantando la colina Govardhana y sosteniéndola sobre el dedo meñique de Su mano izquierda durante siete días. Esta faceta extraordinaria del Señor debe convencer incluso a las personas materialistas que desean especular hasta lo que les permiten sus sentidos materiales. Las actividades del Señor son agradables incluso desde el punto de vista experimental, pero los impersonalistas nunca creerán en Su identidad, debido a que estudian la personalidad del Señor comparándola con la suya. Como en el mundo material los hombres no pueden levantar una colina, no creen en que el Señor sí pueda hacerlo. Para ellos, las afirmaciones del Śrīmad-Bhāgavatam son alegóricas, y tratan de interpretarlas a su manera. Pero lo cierto es que el Señor levantó la colina en presencia de todos los habitantes de Vṛndāvana. Grandes ācāryas y autores como Vyāsadeva y Nārada lo confirman. Todo lo relacionado con el Señor - Sus actividades, pasatiempos y atributos extraordinarios - debe aceptarse tal y como es; de esa forma podremos entender al Señor incluso en nuestra condición actual. En el ejemplo presente, el rey Indra confirmó: «No hay diferencia entre Tu forma de ocho brazos y Tu forma de cuatro brazos». No hay duda alguna al respecto.