SB 4.31.2

dīkṣitā brahma-satreṇa
sarva-bhūtātma-medhasā
pratīcyāṁ diśi velāyāṁ
siddho 'bhūd yatra jājaliḥ
Palabra por palabra: 
dīkṣitāḥ — determinados; brahma-satreṇa — en la comprensión del Espíritu Supremo; sarva — todas; bhūta — las entidades vivientes; ātma-medhasā — considerar como el propio ser; pratīcyām — hacia la occidental; diśi — dirección; velāyām — en la orilla del mar; siddhaḥ — perfectos; abhūt — llegaron a ser; yatra — donde; jājaliḥ — el gran sabio Jājali.
Traducción: 
Los Pracetās se dirigieron hacia el Oeste, hacia la orilla del mar, donde residía Jājali, el gran sabio liberado. Tras perfeccionar el conocimiento espiritual por el cual se alcanza la ecuanimidad hacia todas las entidades vivientes, los Pracetās lograron la perfección en el estado de conciencia de Kṛṣṇa.
Significado: 

La palabra brahma-satra significa «cultivo de conocimiento espiritual». De hecho, la palabra brahma se aplica tanto a los Vedas como a las austeridades rigurosas. Vedas tattvaṁ tapo brahma. Brahma también significa «la Verdad Absoluta». Hay que cultivar el conocimiento de la Verdad Absoluta mediante el estudio de los Vedas y la realización de rigurosas austeridades y penitencias. Siguiendo adecuadamente ese proceso, los Pracetās se volvieron ecuánimes hacia todas las demás entidades vivientes. Tal como se confirma en la Bhagavad-gītā (18.54):

brahma-bhūtaḥ prasannātmā
na śocati na kāṅkṣati
samaḥ sarvesu bhūteṣu
mad-bhaktiṁ labhate parām

«Aquel que se establece así en el plano trascendental percibe de inmediato el Brahman Supremo y se vuelve plenamente dichoso. Nunca se lamenta ni desea poseer nada. Tiene la misma disposición para con todas las entidades vivientes. Habiendo alcanzado ese estado, Me ofrece servicio devocional puro».

La persona verdaderamente avanzada en lo espiritual no ve diferencia entre unas entidades vivientes y otras. Ese nivel se alcanza por medio de la determinación. Cuando su conocimiento perfecto aumenta, la persona deja de ver la cubierta externa de la entidad viviente. Lo que ve es, por el contrario, el alma espiritual que habita en el cuerpo, y no hace diferencias entre un ser humano y un animal, entre un brāhmaṇa erudito y un caṇḍāla.

vidyā-vinaya-sampanne
brāhmaṇe gavi hastini
śuni caiva śvapāke ca
paṇḍitāḥ sama-darśinaḥ

«Los sabios humildes, en virtud del conocimiento verdadero, ven con la misma visión a un manso y humilde brāhmaṇa, a una vaca, a un elefante, a un perro y a un comeperros [paria]» (Bg. 5.18).

La persona erudita ve a todos con ecuanimidad, desde un punto de vista espiritual, y la persona erudita, el devoto, desea ver que todos avanzan en el sendero de conciencia de Kṛṣṇa. El lugar en que residían los Pracetās era perfecto para dedicarse a actividades espirituales, pues se indica que fue allí donde alcanzó la liberación (mukti) el gran sabio Jājali. Quien desee la perfección o la liberación debe relacionarse con alguien que ya esté liberado. Ese proceso recibe el nombre de sādhu-saṅga, es decir, relacionarse con un devoto perfecto.