SB 4.31.19

dayayā sarva-bhūteṣu
santuṣṭyā yena kena va
sarvendriyopaśāntyā ca
tuṣyati āśu janārdanaḥ
Palabra por palabra: 
dayayā — mostrando misericordia; sarva-bhūteṣu — a todas las entidades vivientes; santuṣṭyā — estando satisfechos; yena kena — de una forma u otra; sarva-indriya — todos los sentidos; upaśāntyā — controlando; ca — también; tuṣyati — Se satisface; āśu — muy pronto; janārdanaḥ — el Señor de todas las entidades vivientes.
Traducción: 
Mostrando misericordia a todas las entidades vivientes, permaneciendo de una forma u otra satisfechos, e impidiendo que los sentidos se ocupen en disfrute sensorial, se puede conseguir, en muy poco tiempo, satisfacer a la Suprema Personalidad de Dios, Janārdana.
Significado: 

Éstas son algunas de las formas en que el devoto puede satisfacer a la Suprema Personalidad de Dios. Lo primero que se menciona es dayayā sarva-bhūteṣu, mostrar misericordia a todas las almas condicionadas. La mejor manera de mostrar esa misericordia es propagar el proceso de conciencia de Kṛṣṇa. El mundo entero está sufriendo por carecer de este conocimiento. La gente debe saber que la Suprema Personalidad de Dios es la causa original de todo. Sabiendo eso, todo el mundo debe ocuparse directamente en Su servicio devocional. Aquellos que son verdaderamente eruditos y avanzados en la comprensión espiritual deben predicar el proceso de conciencia de Kṛṣṇa por todo el mundo, de modo que la gente pueda adoptarlo y lograr el éxito en la vida.

La palabra sarva-bhūteṣu es significativa, pues se aplica, no sólo a los seres humanos, sino a todas las entidades vivientes que aparecen en las 8.400.000 especies de vida. El devoto no sólo puede hacer el bien a la humanidad, sino también a todas las demás entidades vivientes. Todo el mundo puede recibir el beneficio espiritual del canto del mahā-mantra Hare Kṛṣṇa. Ante el sonido de la vibración trascendental de Hare Kṛṣṇa, incluso los árboles, animales e insectos se benefician. Por lo tanto, quien canta el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa en voz alta está mostrando verdadera misericordia a todas las entidades vivientes. Para propagar el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa por todo el mundo, los devotos deben sentirse satisfechos se encuentren en la condición en que se encuentren.

nārāyaṇa-paraḥ sarve
na kutaścana bibhyati
svargāpavarga-narakeṣv
api tulyārtha-darśinaḥ

(Bhāg. 6.17.28)

Al devoto puro no le importa si tiene que descender al infierno a predicar. El Señor Supremo vive incluso en el corazón del cerdo, aunque el Señor está en Vaikuṇṭha. Mediante la relación constante con la Suprema Personalidad de Dios, el devoto puro mantiene su posición de devoto puro incluso mientras predica en el infierno. Para alcanzar ese estado, es necesario controlar los sentidos. Los sentidos se controlan de un modo natural cuando la mente se ocupa en el servicio del Señor.