SB 4.29.51

sa vai priyatamaś cātmā
yato na bhayam aṇv api
iti veda sa vai vidvān
yo vidvān sa gurur hariḥ
Palabra por palabra: 
saḥ — Él; vai — ciertamente; priya-tamaḥ — el más querido; ca — también; ātmā — Superalma; yataḥ — de quien; na — nunca; bhayam — temor; aṇu — pequeño; api — incluso; iti — así; veda — (el que) conoce; saḥ — él; vai — ciertamente; vidvān — educado; yaḥ — aquel que; vidvān — educado; saḥ — él; guruḥ — maestro espiritual; hariḥ — no diferente del Señor.
Traducción: 
El que se ocupa en servicio devocional no siente el menor temor en la existencia material. Esto se debe a que la Suprema Personalidad de Dios es la Superalma y el amigo de todos. El que conoce ese secreto ha recibido la verdadera educación, y con esa educación puede ser el maestro espiritual del mundo. Un maestro espiritual verdaderamente genuino y representante de Kṛṣṇa no es diferente de Kṛṣṇa.
Significado: 

Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura dice: sākṣād-dharitvena samasta-śāstrair uktas tathā bhāvyata eva sadbhiḥ: En todas las Escrituras se explica que el maestro espiritual es el representante de la Suprema Personalidad de Dios. Se le considera idéntico a la Suprema Personalidad de Dios porque es el sirviente más confidencial del Señor (kintu prabhor yaḥ priya eva tasya). Esto significa que la Superalma y el alma individual nos son muy queridas a todos. Todos nos amamos a nosotros mismos, y, cuando avanzamos un poco más, amamos también a la Superalma. La persona autorrealizada recomienda la adoración exclusiva de la Superalma. Sabe que adorar a la Suprema Personalidad de Dios es más fácil que adorar a diversos semidioses bajo la influencia de la lujuria y los deseos de disfrute material. Por lo tanto, el devoto siempre está ocupado en el amoroso servicio devocional del Señor. Esa persona es un verdadero guru. En el Padma Purāṇa se dice:

ṣaṭ-karma-nipuṇo vipro
mantra-tantra-viśāradaḥ
avaiṣṇavo gurur na syād
vaiṣṇavaḥ śva-paco guruḥ

«El brāhmaṇa que es un gran erudito en las Escrituras védicas y que conoce los seis deberes propios del brāhmaṇa, no puede ser guru, maestro espiritual, a menos que sea devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Sin embargo, el que nace en una familia de comeperros, pero es un devoto puro del Señor, puede ser maestro espiritual». La conclusión es que, con excepción del devoto puro del Señor, nadie puede actuar como maestro espiritual. Cuando un maestro espiritual actúa conforme a las descripciones del servicio devocional que acabamos de citar, se debe considerar que es la Suprema Personalidad de Dios en persona. Las palabras que se mencionan en este verso (gurur hariḥ) indican que consultar a un maestro espiritual genuino significa consultar personalmente a la Suprema Personalidad de Dios. Por lo tanto, debemos refugiarnos en ese maestro espiritual genuino. Tener éxito en la vida significa aceptar un maestro espiritual que sepa que Kṛṣṇa es la única personalidad suprema a quien amar. Ese devoto íntimo del Señor debe recibir nuestra adoración.