SB 4.26.4

cacāra mṛgayāṁ tatra
dṛpta ātteṣu-kārmukaḥ
vihāya jāyām atad-arhāṁ
mṛga-vyasana-lālasaḥ
Palabra por palabra: 
cacāra — ejecutó; mṛgayām — caza; tatra — allí; dṛptaḥ — estando orgulloso; ātta — habiendo tomado; iṣu — flechas; kārmukaḥ — arco; vihāya — abandonar; jāyām — a su esposa; a-tat-arhām — aunque imposible; mṛga — cazar; vyasana — actividades malignas; lālasaḥ — inspirado por.
Traducción: 
Al rey Purañjana le era prácticamente imposible abandonar la compañía de la reina, aunque sólo fuera por un momento. Aun así, aquel día, muy inspirado por el deseo de cazar, se armó con arco y flechas y, con gran orgullo, se fue al bosque sin preocuparse por su esposa.
Significado: 

Conquistar mujeres es otra forma de caza. El alma condicionada nunca está satisfecha con una sola esposa. Los que tienen los sentidos muy descontrolados tratan de conquistar muchas mujeres. El hecho de que el rey Purañjana abandonase la compañía de la esposa con la que estaba casado religiosamente, representa el intento del alma condicionada de conquistar muchas mujeres para la complacencia de los sentidos. Dondequiera que vaya, el rey debe ir acompañado de la reina; sin embargo, cuando está muy influenciado por los deseos de complacencia de los sentidos, el rey, el alma condicionada, no tiene en cuenta los principios religiosos. En lugar de ello, acepta con orgullo el arco y la flecha del apego y la aversión. Nuestra conciencia siempre puede actuar de dos maneras, la correcta y la incorrecta. Cuando estamos demasiado orgullosos de nuestra posición, bajo la influencia de la modalidad de la pasión, abandonamos el sendero correcto y seguimos el incorrecto. A los reyes kṣatriyas a veces se les aconsejaba que fuesen al bosque a cazar animales feroces, para que así aprendiesen a matar; esas incursiones nunca se hacían por complacencia de los sentidos. A los seres humanos les está prohibido matar animales para comer su carne.