SB 4.25.42

kasyā manas te bhuvi bhogi-bhogayoḥ
striyā na sajjed bhujayor mahā-bhuja
yo 'nātha-vargādhim alaṁ ghṛṇoddhata-
smitāvalokena caraty apohitum
Palabra por palabra: 
kasyāḥ — de quién; manaḥ — mente; te — tuya; bhuvi — en el mundo; bhogi- bhogayoḥ — como el cuerpo de una serpiente; striyāḥ — de una mujer; na — no; sajjet — se siente atraída; bhujayoḥ — por los brazos; mahā-bhuja — ¡oh, hombre de poderosos brazos!; yaḥ — el que; anātha-vargā — de pobres mujeres como yo; adhim — sufrimientos de la mente; alam — capaz; ghṛṇā-uddhata — con impetuosa misericordia; smita-avalokena — con atractiva sonrisa; carati — viajas; apohitum — para disipar.
Traducción: 
¡Oh, hombre de poderosos brazos! ¿Qué mujer, en este mundo, no se sentiría atraída por tus brazos, que son como cuerpos de serpiente? Con tu atractiva sonrisa y tu impetuosa misericordia, alivias de verdad los sufrimientos de mujeres como nosotras, que estamos faltas de un esposo. Creemos que si viajas por la superficie de la Tierra, es sólo para nuestro beneficio.
Significado: 

Cuando un hombre impetuoso acosa a una mujer que no tiene esposo, ella lo considera un acto de misericordia. Por lo general, la mujer se siente muy atraída por los largos brazos de los hombres. El cuerpo de la serpiente es cilíndrico, y en su extremo es más estrecho y delgado. A la mujer, los hermosos brazos del hombre le parecen serpientes, y tiene grandes deseos de ser estrechada entre esos brazos.

En este verso es muy significativa la palabra anātha-varga. Nātha significa «esposo», y significa «sin». De la mujer joven que no está casada se dice que es anātha, que significa «que no está protegida». La mujer, tan pronto como llega a la pubertad, se siente muy agitada con deseos sexuales. Por lo tanto, el padre tiene el deber de casar a su hija antes de que llegue a la pubertad. De lo contrario, la falta de un esposo será un verdadero martirio. A esa edad, ella se sentirá muy complacida con cualquiera que satisfaga su deseo sexual. Sicológicamente es un hecho que cuando un hombre satisface el apetito sexual de una mujer que se encuentra en la pubertad, ella le amará durante el resto de su vida, sin considerar de quién se trate. Así pues, el supuesto amor del mundo material no es más que satisfacción sexual.