SB 4.24.78

idaṁ yaḥ kalya utthāya
prāñjaliḥ śraddhayānvitaḥ
śṛṇuyāc chrāvayen martyo
mucyate karma-bandhanaiḥ
Palabra por palabra: 
idam — esta oración; yaḥ — el devoto que; kalye — por la mañana temprano; utthāya — después de levantarse de la cama; prāñjaliḥ — con las manos juntas; śraddhayā — con fe y devoción; anvitaḥ — absorto de esa manera; śṛṇuyāt — canta y escucha personalmente; śrāvayet — y hace que otros escuchen; martyaḥ — ese ser humano; mucyate — se libera; karma-bandhanaiḥ — de todas las acciones que se derivan de las actividades fruitivas.
Traducción: 
El devoto que se levanta temprano por la mañana y, uniendo las manos, canta estas oraciones del Señor Śiva, dando a otros la posibilidad de escucharlas también, se libera por completo del cautiverio de las actividades fruitivas, sin duda alguna.
Significado: 

Mukti, la liberación, significa verse libre de los resultados de las actividades fruitivas. Como se afirma en el Śrīmad-Bhāgavatam (2.10.6): muktir hitvānyathā-rūpam. Mukti significa abandonar todas las demás actividades y situarse en la propia posición constitucional (svarupeṇa vyavasthitiḥ). En el estado condicionado, estamos enredados en una cadena de actividades fruitivas. Karma-bandhana significa «las ataduras de la actividad fruitiva». Mientras tengamos la mente absorta en actividades fruitivas, tendremos que hacer planes en busca de la felicidad. El proceso de bhakti-yoga es distinto. Bhakti-yoga significa actuar de conformidad con la orden de la autoridad suprema. Cuando actuamos siguiendo las directrices de la autoridad suprema, no nos enredamos en los resultados fruitivos. Arjuna, por ejemplo, luchó porque la Suprema Personalidad de Dios así lo quería; por lo tanto, no era responsable del resultado de la batalla. En lo que se refiere al servicio devocional, incluso cantar y escuchar está al mismo nivel que actuar con el cuerpo, la mente y los sentidos. De hecho, cantar y escuchar también son actividades de los sentidos. Los sentidos, cuando se emplean para la propia complacencia, nos enredan en el karma, pero cuando se emplean para la satisfacción del Señor, nos establecen en el plano del bhakti.