SB 4.16.10

avyakta-vartmaiṣa nigūḍha-kāryo
gambhīra-vedhā upagupta-vittaḥ
ananta-māhātmya-guṇaika-dhāmā
pṛthuḥ pracetā iva saṁvṛtātmā
Palabra por palabra: 
avyakta — no manifiestas; vartmā — sus tácticas políticas; eṣaḥ — este rey; nigūḍha — serias, secretas; kāryaḥ — sus actividades; gambhīra — grave, secreto; vedhāḥ — su cumplimiento; upagupta — guardado en secreto; vittaḥ — su tesoro; ananta — ilimitadas; māhātmya — de glorias; guṇa — de buenas cualidades; eka-dhāmā — el único receptáculo; pṛthuḥ — el rey Pṛthu; pracetāḥ — Varuna, el rey de los mares; iva — como; saṁvṛta — cubierto; ātmā — ser.
Traducción: 
Los recitadores continuaron: En cuestiones políticas, nadie sabrá prever la conducta del rey. Sus actividades serán también muy confidenciales, y nadie podrá conocer los medios que le llevarán al éxito en cada actividad. Nadie sabrá nunca la cuantía de su tesoro. Será receptáculo de buenas cualidades y glorias ilimitadas; se mantendrá en su posición y será tan insondable como Varuṇa, la deidad de los mares, a quien las aguas cubren en todas direcciones.
Significado: 

Todos los elementos materiales tienen su deidad regente, y Varuṇa, o Pracetā, es la deidad regente de los mares y océanos. Vistos desde fuera, los mares y los océanos no parecen tener vida, pero la persona que conoce el mar sabe que dentro del agua existen muchas especies de vida. El rey de ese reino submarino es Varuṇa. La vida en las profundidades marinas y los medios que daban el éxito al rey Pṛthu en todas sus empresas son igual de misteriosos. En verdad, en cuestiones políticas, su modo de hacer era muy grave. Su éxito se debía a que en él se manifestaban un sinfín de cualidades gloriosas.

En este verso es muy significativa la palabra upagupta-vittaḥ, que indica que era imposible adivinar la cuantía de las riquezas que el rey Pṛthu guardaba en secreto. Ese secreto no es un privilegio del rey; todo el mundo debe mantener en secreto el dinero que tanto le cuesta ganar; ese dinero podrá gastarse, en su debido momento, con fines buenos y prácticos. Sin embargo, los reyes y gobiernos de Kali-yuga no tienen una tesorería bien protegida; los valores vigentes no son más que billetes hechos de papel. En tiempos de crisis, el gobierno provoca la inflación artificial de la moneda con el rápido expediente de imprimir más papel moneda; de ese modo encarece el precio de los bienes de consumo y pone a los ciudadanos en una situación precaria. Guardar el dinero en secreto es costumbre muy antigua, pues vemos que se remonta incluso hasta el reinado de Mahārāja Pṛthu. El rey tiene derecho a mantener el secreto sobre el tesoro real, pero el pueblo también debe guardar en secreto sus ganancias individuales. No hay nada de malo en ello. Lo principal es que todo el mundo debe educarse en el sistema de varṇāśrama- dharma, de manera que el dinero se invierta única y exclusivamente en buenas causas.