SB 4.13.40

sa śarāsanam udyamya
mṛgayur vana-gocaraḥ
hanty asādhur mṛgān dīnān
veno 'sāv ity arauj janaḥ
Palabra por palabra: 
saḥ — aquel niño llamado Vena; śarāsanam — su arco; udyamya — llevando; mṛgayuḥ — el cazador; vana-gocaraḥ — ir al bosque; hanti — solía matar; asādhuḥ — siendo muy cruel; mṛgān — ciervos; dīnān — pobres; venaḥ — Vena; asau — ahí está; iti — de este modo; araut — gritaba; janaḥ — toda la gente.
Traducción: 
Aquel niño cruel tenía por costumbre ir al bosque, y por capricho, armar su arco con flechas y matar a los inocentes ciervos; la gente, tan pronto como le veían acercarse, gritaban: ¡«Que viene el cruel Vena! ¡Que viene el cruel Vena!».
Significado: 

Si se permite a los kṣatriyas que cacen en el bosque, es para que aprendan el arte de matar, y no con otros fines, como comer la carne de los animales. En el ejercicio de sus funciones, a veces los reyes kṣatriyas se veían obligados a cortar la cabeza de un reo a muerte. Ése era el motivo por el que los kṣatriyas tenían permiso para cazar en el bosque. Habiendo nacido de una mala madre, Vena, el hijo del rey Aṅga, era muy cruel, y solía ir al bosque para matar animales sin necesidad. Su presencia aterrorizaba a los habitantes de los alrededores, que gritaban: «¡Que viene Vena! ¡Que viene Vena!». De modo que inspiró terror a los ciudadanos desde el mismo principio de su vida.