SB 4.13.28

na vidāmeha devānāṁ
helanaṁ vayam aṇv api
yan na gṛhṇanti bhāgān svān
ye devāḥ karma-sākṣiṇaḥ
Palabra por palabra: 
na — no; vidāma — podemos encontrar; iha — en relación con esto; devānām — de los semidioses; helanam — insulto, desconsideración; vayam — nosotros; aṇu — diminuto; api — incluso; yat — por lo cual; na — no; gṛhṇanti — acepten; bhāgān — partes; svān — propias; ye — quienes; devāḥ — los semidioses; karma-sākṣiṇaḥ — testigos del sacrificio.
Traducción: 
Querido rey, no encontramos razón alguna por la que los semidioses hayan podido sentirse insultados o desatendidos de alguna forma. Sin embargo, esos semidioses testigos del sacrificio no están aceptándolas. No sabemos a qué se debe.
Significado: 

Aquí se indica que si el sacerdote es negligente, los semidioses no aceptan la parte que se les asigna en los sacrificios. También en el servicio devocional hay ofensas, que se conocen con el nombre de sevā-aparādha. Los que se ocupan en la adoración de la Deidad, Rādhā y Kṛṣṇa, en el templo, deben evitar esas ofensas en el servicio. Esas ofensas en el servicio se explican en El Néctar de la Devoción. Si las ofrendas de servicio a la Deidad no son más que un alarde externo, y no se presta atención en evitar las sevā-āparādha, sin duda alguna la Deidad de Rādhā-Kṛṣṇa no va a aceptar las ofrendas de semejantes no devotos. Por lo tanto, los devotos ocupados en adorar en el templo no deben inventar sus propios métodos, sino que deben seguir estrictamente los principios regulativos de limpieza; entonces sus ofrendas serán aceptadas.