SB 4.1.2

ākūtiṁ rucaye prādād
api bhrātṛmatīṁ nṛpaḥ
putrikā-dharmam āśritya
śatarūpānumoditaḥ
Palabra por palabra: 
ākūtim — Ākūti; rucaye — al gran sabio Ruci; prādāt — entregada; api — aunque; bhrātṛ-matīm — hija que tenía un hermano; nṛpaḥ — el rey; putrikā — obtener el hijo resultante; dharmam — rituales religiosos; āśritya — refugiarse; śatarūpā — por la esposa de Svāyambhuva Manu; anumoditaḥ — siendo aprobado.
Traducción: 
A pesar de que Ākūti tenía dos hermanos, el rey Svāyambhuva Manu se la entregó a Prajāpati Ruci con la condición de que, a cambio, le diera el hijo varón que naciese de ella. Esto lo hizo tras consultar con su esposa, Śatarūpā.
Significado: 

A veces una persona sin hijos varones ofrece a su hija en matrimonio con la condición de que, a cambio, se le entregue el nieto en calidad de hijo adoptivo y que éste herede sus propiedades. Esto se denomina putrikā-dharma, y consiste en que una persona, a pesar de no tener hijos con su esposa, recibe un hijo merced a la ejecución de rituales religiosos. Pero aquí vemos un comportamiento extraordinario de parte de Manu, pues a pesar de tener dos varones, cuando concedió a Prajāpati Ruci la mano de Ākūti, su hija mayor, le puso la condición de que, a cambio, le entregase en calidad de hijo adoptivo a su primogénito. Con respecto a esto, Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura comenta que el rey Manu sabía que en el vientre de Ākūti iba a nacer la Suprema Personalidad de Dios; por eso quería ese hijo de Ākūti en particular, a pesar de tener dos varones, pues su ambición era que la Suprema Personalidad de Dios adviniese como hijo y como nieto suyo. Siendo Manu quien establece las leyes de la humanidad, y habiendo ejecutado él personalmente este putrikā-dharma, podemos aceptar ese sistema como válido también para la sociedad humana. De modo que, cuando un padre, a pesar de tener hijos varones, desee adoptar a un determinado nieto nacido de su hija, puede poner esa condición al ofrecer a su hija en caridad. Ésa es la opinión de Śrīla Jīva Gosvāmī.