SB 3.8.18

ka eṣa yo 'sāv aham abja-pṛṣṭha
etat kuto vābjam ananyad apsu
asti hy adhastād iha kiñcanaitad
adhiṣṭhitaṁ yatra satā nu bhāvyam
Palabra por palabra: 
kaḥ — quién; eṣaḥ — esto; yaḥ asau aham — que yo soy; abja-pṛṣṭhe — encima de la flor de loto; etat — éste; kutaḥ — de dónde; — o bien; abjam — flor de loto; ananyat — de lo contrario; apsu — en el agua; asti — hay; hi — ciertamente; adhastāt — desde abajo; iha — en este; kiñcana — cualquier cosa; etat — ese; adhiṣṭhitam — situado; yatra — en el cual; satā — automáticamente; nu — o no; bhāvyam — debe ser.
Traducción: 
Brahmā, en su ignorancia, reflexionó: ¿Quién soy yo, que estoy situado encima de esta flor de loto? ¿De dónde ha brotado? Debe haber algo hacia abajo, y aquello de donde ha crecido el loto debe encontrarse dentro del agua.
Significado: 

El tema de las especulaciones de Brahmā al comienzo, en lo referente a la creación de la manifestación cósmica, es aún un tema de estudio para los especuladores mentales. El hombre más inteligente de todos es aquel que trata de encontrar la causa de su existencia personal y de toda la creación cósmica, y así trata de encontrar la causa suprema. Si su intento se ejecuta apropiadamente con penitencias y perseverancia, es seguro que lo coronará el éxito.