SB 3.8.15

tal loka-padmaṁ sa u eva viṣṇuḥ
prāvīviśat sarva-guṇāvabhāsam
tasmin svayaṁ vedamayo vidhātā
svayambhuvaṁ yaṁ sma vadanti so 'bhūt
Palabra por palabra: 
tat — esa; loka — universal; padmam — flor de loto; saḥ — Él; u — ciertamente; eva — de hecho; viṣṇuḥ — el Señor; prāvīviśat — entró en; sarva — todo; guṇa- avabhāsam — manantial de todas las modalidades de la naturaleza; tasmin — en el cual; svayam — en persona; veda-mayaḥ — la personalidad de la sabiduría védica; vidhātā — controlador del universo; svayam-bhuvam — nacido por sí solo; yam — a quien; sma — en el pasado; vadanti — dicen; saḥ — él; abhūt — generado.
Traducción: 
Śrī Viṣṇu, en la forma de Superalma, entró personalmente en esa flor de loto universal, y cuando fue así impregnada de todas las modalidades de la naturaleza material, se generó la personalidad de la sabiduría védica, a quien llamamos el nacido por sí solo.
Significado: 

Esta flor de loto es la forma universal virāṭ, la gigantesca forma del Señor que hay en el mundo material. En el momento de la disolución, queda amalgamada en la Personalidad de Dios, Viṣṇu, en Su abdomen, y en el momento de la creación se manifiesta. Esto se debe a Garbhodakaśāyī Viṣṇu, que entra en cada uno de los universos. Esa forma encierra el conjunto de todas las actividades fruitivas de las entidades vivientes condicionadas por la naturaleza material, y la primera de ellas, es decir, Brahmā, el controlador del universo, se genera de esa flor de loto. Ese ser viviente primogénito, a diferencia de todos los demás, no tiene un padre material, y por eso recibe el nombre de nacido por sí solo, svayambhū. Duerme con Nārāyaṇa en el momento de la devastación, y cuando ocurre otra creación, nace de esa manera. Con esta descripción, nos hemos formado el concepto de tres cosas: la forma densa virāṭ, la sutil Hiraṇyagarbha, y la fuerza material creativa, Brahmā.