SB 3.5.13

sā śraddadhānasya vivardhamānā
viraktim anyatra karoti puṁsaḥ
hareḥ padānusmṛti-nirvṛtasya
samasta-duḥkhāpyayam āśu dhatte
Palabra por palabra: 
— esos relatos acerca de Kṛṣṇa, o kṛṣṇa-kathā; śraddadhānasya — de aquel que está ansioso de oír; vivardhamānā — aumentando gradualmente; viraktim — indiferencia; anyatra — en otras cosas (que no sean esos relatos); karoti — hace; puṁsaḥ — de aquel que está ocupado así; hareḥ — del Señor; pada-anusmṛti — recuerdo constante de los pies de loto del Señor; nirvṛtasya — aquel que ha logrado esa dicha trascendental; samasta-duḥkha — todos los sufrimientos; apyayam — desvanecidos; āśu — sin demora; dhatte — ejecuta.
Traducción: 
En aquel que está ansioso de ocuparse constantemente en oír relatos de esa clase, el kṛṣṇa-kathā aumenta gradualmente su indiferencia hacia todas las demás cosas. El hecho de que el devoto que ha alcanzado la dicha trascendental recuerde constantemente los pies de loto de Śrī Kṛṣṇa, desvanece todos sus sufrimientos sin demora.
Significado: 

Hemos de saber con toda certeza que, en el plano absoluto, el kṛṣṇa-kathā y Kṛṣṇa son lo mismo. El Señor es la Verdad Absoluta, y, por consiguiente, Su nombre, forma, cualidades, etc., todo lo cual se considera kṛṣṇa- kathā, no son diferentes de Él. La Bhagavad-gītā es igual al propio Señor, porque la habló Él mismo. Cuando el devoto sincero lee la Bhagavad-gītā, es igual que ver al Señor cara a cara en su propia presencia, pero esto no es así para el pendenciero mundano. Todas las potencias del Señor se encuentran presentes cuando se lee la Bhagavad-gītā, siempre y cuando se lea de la manera en que el propio Señor recomienda en la Gītā. Alguien no puede neciamente inventar una interpretación de la Bhagavad-gītā y, aun así, producir un beneficio trascendental. Todo aquel que trate de exprimir de la Bhagavad-gītā algún significado o interpretación artificial con un motivo ulterior no es śraddadhāna-puṁsaḥ (alguien que está ocupado ansiosamente en oír kṛṣṇa-kathā de una manera genuina). Semejante persona no puede obtener ningún beneficio de leer la Bhagavad-gītā, por muy erudito que sea en consideración de un profano. El śraddadhāna, el devoto fiel, puede obtener verdaderamente todos los beneficios de la Bhagavad-gītā, porque, en virtud de la omnipotencia del Señor, logra la dicha trascendental que desvanece el apego y anula todos los sufrimientos materiales que lo acompañan. Sólo el devoto, mediante su verdadera experiencia, puede entender el significado de este verso que habló Vidura. El devoto puro del Señor disfruta de la vida por oír kṛṣṇa-kathā, y así recordar constantemente los pies de loto del Señor. Para ese devoto no hay nada que pueda llamarse existencia material, y la muy anunciada bienaventuranza de brahmānanda es insignificante para el devoto que se encuentra en medio del océano trascendental de la bienaventuranza.