SB 3.29.25

arcādāv arcayet tāvad
īśvaraṁ māṁ sva-karma-kṛt
yāvan na veda sva-hṛdi
sarva-bhūteṣv avasthitam
Palabra por palabra: 
arcā-ādau — empezando con la adoración de la Deidad; arcayet — debe adorar; tāvat — hasta que; īśvaram — a la Suprema Personalidad de Dios; mām — a Mí; sva — sus propios; karma — deberes prescritos; kṛt — ejecutando; yāvat — en tanto que; na — no; veda — descubra; sva-hṛdi — en su propio corazón; sarva-bhūteṣu — en todas las entidades vivientes; avasthitam — situado.
Traducción: 
Ejecutando sus deberes prescritos, el devoto debe adorar a la Deidad de la Suprema Personalidad de Dios hasta que descubra Mi presencia tanto en su propio corazón como en los corazones de las demás entidades vivientes.
Significado: 

En este verso se recomienda la adoración de la Deidad de la Suprema Personalidad de Dios, incluso para personas simplemente dedicadas a sus deberes prescritos. Las distintas clases sociales - brāhmaṇas, vaiśyas, kṣatriyas y śūdras - y los distintos āśramas - brahmacarya, gṛhastha, vānaprastha y sannyāsa - tienen sus respectivos deberes prescritos. Debemos adorar a la Deidad del Señor hasta que percibamos la presencia del Señor en toda entidad viviente. En otras palabras, no debemos estar satisfechos tan sólo con desempeñar apropiadamente nuestros deberes; debemos comprender la relación que nosotros y todas las demás entidades vivientes tenemos con la Suprema Personalidad de Dios. Sin esa comprensión, debemos entender que, a pesar de nuestro correcto desempeño de los deberes prescritos, nuestro esfuerzo no vale de nada.

En este verso es muy significativa la palabra sva-karma-kṛt. Sva-karma-kṛt es el que se ocupa en sus deberes prescritos. No es correcto que cuando alguien se hace devoto del Señor o se ocupa en servicio devocional deba abandonar sus deberes prescritos. Nadie debe ser perezoso so pretexto de servicio devocional. El servicio devocional debe ejecutarse conforme a los deberes prescritos. Sva-karma-kṛt significa que hay que ejecutar los propios deberes prescritos, sin descuidarlos.