SB 3.22.37

śārīrā mānasā divyā
vaiyāse ye ca mānuṣāḥ
bhautikāś ca kathaṁ kleśā
bādhante hari-saṁśrayam
Palabra por palabra: 
śārīrāḥ — pertenecientes al cuerpo; mānasāḥ — pertenecientes a la mente; divyāḥ — pertenecientes a poderes sobrenaturales (semidioses); vaiyāse — ¡oh, Vidura!; ye — aquellas; ca — y; mānuṣāḥ — que pertenecen a otros hombres; bhautikāḥ — pertenecientes a otros seres vivos; ca — y; katham — cómo; kleśāḥ — miserias; bādhante — pueden afectar; hari-saṁśrayam — a aquel que se ha refugiado en el Señor Kṛṣṇa.
Traducción: 
Así pues, ¡oh, Vidura!, ¿cómo van a afectar las miserias relativas al cuerpo, la mente, la naturaleza y otros hombres y criaturas vivas a las personas que se refugian completamente en el servicio devocional del Señor Kṛṣṇa?
Significado: 

Dentro del mundo material, todas las entidades vivientes padecen siempre algún tipo de miseria, ya sea que provenga del cuerpo, de la mente o de perturbaciones naturales. En el mundo material, las miserias del frío del invierno y de los rigurosos calores del verano siempre hacen sufrir a las entidades vivientes, pero aquel que, siendo consciente de Kṛṣṇa, se ha refugiado por completo en los pies de loto del Señor, está en la etapa trascendental; ninguna miseria le perturba, provenga ésta del cuerpo, de la mente o de las perturbaciones naturales del verano y el invierno. Él es trascendental a todas esas miserias.