SB 3.16.7

yat-sevayā caraṇa-padma-pavitra-reṇuṁ
sadyaḥ kṣatākhila-malaṁ pratilabdha-śīlam
na śrīr viraktam api māṁ vijahāti yasyāḥ
prekṣā-lavārtha itare niyamān vahanti
Palabra por palabra: 
yat — de los cuales; sevayā — por el servicio; caraṇa — pies; padma — loto; pavitra — sagrados; reṇum — el polvo; sadyaḥ — de inmediato; kṣata — anulados; akhila — todos; malam — pecados; pratilabdha — adquirido; śīlam — talante; na — no; śrīḥ — la diosa de la fortuna; viraktam — no sentir apego; api — a pesar de; mām — a Mí; vijahāti — deja; yasyāḥ — de la diosa de la fortuna; prekṣā-lava-arthaḥ — para conseguir un ligero favor; itare — otros, como Brahmā; niyamān — votos sagrados; vahanti — se someten.
Traducción: 
El Señor continuó: Por ser Yo el servidor de Mis devotos, Mis pies de loto se han vuelto tan sagrados que de inmediato anulan todo pecado, y he adquirido un talante tal que hace que la diosa de la fortuna no Me deje, a pesar de que no siento apego por ella y que otros alaban su hermosura y se someten a votos sagrados para asegurarse aunque sólo sea un ligero favor de su parte.
Significado: 

La relación entre el Señor y Su devoto es trascendentalmente hermosa. Igual que el devoto piensa que su elevación en toda clase de buenas cualidades se debe a que es devoto del Señor, también el Señor piensa que se debe a Su devoción hacia el servidor el que todas Sus glorias trascendentales se hayan acrecentado. Es decir, igual que el devoto está siempre ansioso por ofrecer servicio al Señor, también el Señor está constantemente ansioso por ofrecer servicio al devoto. Aquí el Señor admite que, aunque Él en verdad tiene la cualidad de que cualquiera que reciba una leve partícula del polvo de Sus pies de loto al punto se transforma en una gran personalidad, esa grandeza se debe al afecto que siente por Su devoto. Este afecto es la razón de que la diosa de la fortuna no se separe de Él, y de que, no sólo una, sino miles de diosas de la fortuna se ocupen en servirle. En el mundo material, nada más que para conseguir una gracia insignificante de la diosa de la fortuna, la gente se somete a muchas disciplinas de austeridad y penitencia. El Señor no puede tolerar que el devoto pase ninguna incomodidad. Por eso es famoso como bhakta-vatsala.