SB 3.16.29

bhagavān anugāv āha
yātaṁ mā bhaiṣṭam astu
śam brahma-tejaḥ samartho
'pihantuṁ necche mataṁ tu me
Palabra por palabra: 
bhagavān — la Suprema Personalidad de Dios; anugau — a Sus dos asistentes; āha — dijo; yātam — partid de este lugar; — que no haya; bhaiṣṭam — temor; astu — que haya; śam — felicidad; brahma — de un brāhmaṇa; tejaḥ — la maldición; samarthaḥ — pudiendo; api — aunque; hantum — anular; na icche — no deseo; matam — aprobada; tu — por el contrario; me — por Mí.
Traducción: 
El Señor dijo entonces a Sus asistentes, Jaya y Vijaya: Partid de este lugar, pero no temáis. ¡Toda gloria a vosotros! Aunque podría anular la maldición de los brāhmaṇas, no voy a hacerlo. Por el contrario, cuenta con Mi aprobación.
Significado: 

Como se explicó al respecto del verso 26, todos los sucesos ocurridos contaban con la aprobación del Señor. Por lo común, no habría posibilidad de que los cuatro sabios estuviesen tan furiosos con los porteros, ni de que el Señor Supremo desatendiese a Sus dos porteros, ni de que nadie regresase de Vaikuṇṭha una vez nacido allí. En consecuencia, el propio Señor planeó todos estos sucesos preparando Sus pasatiempos en el mundo material. Llanamente dice que ha sido con Su aprobación. Hubiera sido imposible, de otra forma, que habitantes de Vaikuṇṭha regresasen a este mundo material simplemente por una maldición brahmínica. El Señor bendice especialmente a los supuestos culpables: «¡Toda gloria para vosotros!». Un devoto, una vez que el Señor le acepta, nunca puede caer. Esto es lo que se concluye de este episodio.